Con motivo de la reciente celebración del Día Mundial de la Nutrición, la Bióloga María Soledad Tapia,  explica las bondades de  alimentarse con un plato colorido.

Aportar colores al plato, mediante los alimentos, permite balancear la dieta diaria, así como cubrir todas las necesidades de Proteínas Vitaminas y Minerales.

Además, tal como señala el portal Directoalpaladar, cuando se habla de colores generalmente se encuentra en el plato mayor variedad de frutas y hortalizas que son las que poseen, según su pigmentación, sustancias que inciden de manera positiva sobre el organismo: micronutrientes y fitoquímicos.

Por ello, combinar variados colores en un plato no sólo permite que se muestre más atractivo, por aquello de que la comida entra por los ojos;  sino que será un plato más sabroso y nutritivo dada la variedad de sustancias que benefician la salud del organismo.

Lea también: Descubre la dieta de los colores

plato-colorido-a-tu-salud

Arma un plato colorido

Blanco: Ajo y cebollas, por ejemplo, entran en esta categoría, aunque al cocinarse pueden quedar de otro color. Sus principales propiedades es que son antioxidantes y antiinflamatorios.

Naranja, amarillos y verdes: Aquí también entran los alimentos rojizos como el pimentón y el tomate. Son antioxidantes, elevan las defensas y favorecen la salud visual.

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad