Vivimos buscando la manera de ser felices. Pensamos que la felicidad es un lugar al que se llega luego de alcanzar nuestro objetivo más preciado, sin darnos cuenta de que limitamos el hecho de estar felices a si y solo si obtenemos lo que queremos.

Nada más alejado de la realidad. En principio, y aunque suene muy trillado, la felicidad no es un destino, la felicidad es nuestro camino, por eso la insistencia de guías espirituales, coachs y demás especialistas en que vivamos el presente como el momento más importante de nuestra vida.

Algunos especialistas dicen que la mejor manera de ser feliz y hacer feliz a otro es siendo felices. Otros dicen que somos felices cuando tomamos en cuenta lo que realmente sentimos y no lo que nos dicen los demás. Este es un punto muy importante, ya que anteponer tu felicidad a la de otros puede resultar incomprensible para muchas personas.

Lea también: Consejos para hallar el secreto de la felicidad

Sin embargo, existen muchas maneras de ser feliz y hacer felices a los demás, a través de sencillos gestos que practicados con constancia se vuelven hábitos, parte tu vida, que te ayudan a mejorar no solo la relación que tienes con las otras personas, sino la que tienes contigo mismo.

Aunque parezca obvio, sonreír es una forma maravillosa; según estudios es contagiosa, así que sonríe y llena de felicidad a las personas a tu alrededor. Cuando compartimos nuestra dicha se expande a los demás.

Lo más importante a reconocer en la felicidad es que es enteramente tu responsabilidad. Se dice que ser feliz es más bien una decisión; esto quiere decir que tenemos la capacidad de cambiar nuestra condición solo con pensar diferente, de manera positiva y activándonos a buscar todo lo que nos genera alegría. Pensar con frescura, darle el valor a la abundancia que sí existe en nuestra vida es también abrir la puerta a la felicidad absoluta.

Otras formas de generar felicidad es siendo honestos con nosotros y con los demás, perdonando y liberando nuestra mente de la carga que crea el rencor. Asume tus responsabilidades, sé un mejor escucha y no olvides tus anhelos.

De esta manera no solo serás feliz, sino que irás esparciendo esa chispa de amor por donde vayas.

Lea también: Ser feliz adelgaza

Comenta y se parte de nuestra comunidad