Alejandro Córdoba

No cabe duda de que las mascotas son una gran compañía, pues además de ser muy fácil relacionarse con ellas, también ocupan un espacio importante en el hogar, hasta el punto en que las personas los sienten como otros miembros de la familia. Hay diferentes estudios que han comprobado que las mascotas mejoran la calidad de vida, no solo emocionalmente, sino también físicamente.

Un estudio realizado por la American Heart Association, determinó que tener mascotas en casa reducen el riesgo de sufrir alguna enfermedad cardíaca. Estos estudios determinaron que las personas que sacan a pasear a su perro, cumplen hasta con un 54% más de los niveles de energía que se recomiendan para la rutina diaria.

 

Alejandro Córdoba
Alejandro Córdoba

También puede consultar: Las mascotas brindan afecto y alegría a la ancianidad

Además de este gran beneficio también está el de ayudar a las personas a olvidar etapas negativas de su vida. La presencia de un animal le brinda a las familias la posibilidad de sentirse más protegidas. Una mascota puede ayudar a evitar depresiones por sentimiento de soledad, ya que su compañía estimula el contacto físico y la sana comunicación. Quienes hablan con su mascota tienden a encontrar en ello una terapia de relajación.

Por ello es tan importante que sepas qué cosas pueden o no desequilibrar su tranquilidad, recuerda que si ellos están bien, tú también lo estarás. Para que tengas una idea más clara te nombramos algunos factores que pueden generar mucho estrés a tu mascota y terminar afectando su salud.

 

Alejandro Córdoba
Alejandro Córdoba

También puedes consultar: Aprende a detectar las enfermedades de tu mascota

  • Amarrarlo. No ates a tus mascotas al menos que sea extremadamente necesario, ellos con un poco de disciplina pueden controlarse sin tener que recurrir a esta medida. Este tipo de control solo los vuelve más agresivos e impredecibles.
  • Ubicarlo en espacios pequeños. No lo confines a un área muy pequeña, recuerda que necesitan libertad de movimiento. Los encierros sólo logran alterarlo mucho más. Trata de ubicarlos en áreas donde circule el aire y puedan estirar sus patas.
  • No permitas que se aburra. Estar en constante movimiento con ellos ayuda a que sean más sociables y educados, evita a toda costa que se sienta fastidiado. Y ¿cómo hacerlo? sencillo, sacando tiempo para que puedas jugar con él y así agotar sus energías para que tenga actividades positivas.
  • No juegues de forma agresiva. Al jugar con tus mascotas tienes que tener saber distinguir de un simple juego a un abuso de poder. No querrás que tus mascotas confunda el juego con un ataque, recuerda que para ellos es difícil medir su fuerza.
  • No amenaces a tu mascota. La mejor forma de dar correctivo es con autoridad, pero sin hacerle daño o amenazarlo, pues no sabrá cuándo hablas en serio y cuándo no.
  • No lo ignores. Al ser parte de tu familia necesitan de mucha atención, es importante que sepan que pueden tener tu apoyo cuando lo necesiten.
  • Evita que sufra de celos. Una excelente forma de evitar este tipo de comportamiento es involucrando a la mascota en cada etapa de tu vida, háblale, ellos entienden. Busca explicarle a cuáles cambios enfrentarse y demostrarle que estos cambios no afectarán tu relación con él.

También puedes consultar: ¿Qué podemos aprender de las mascotas?

Fuente: Perú

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad