Al estar cerca de Emilio Lovera se tiene la firme convicción de que de un momento a otro la carcajada va a ser inevitable. De entrada, aclara que sus hábitos alimenticios no son los más recomendados por los especialistas, pero sin duda, mantener una actitud positiva ante la vida le ha otorgado numerosos momentos de satisfacción y ha contribuido en preservar su bienestar físico y mental.

Con base en su experiencia como humorista, ¿considera que la risa tiene poder medicinal?

Definitivamente, cuando tienes un ataque de risa no solamente has ejercitado tus abdominales, sino también has segregado una serie de enzimas y endorfinas que provocan una sensación de bienestar en el cuerpo. Está comprobado médicamente, que es aliada en los tratamientos, debido a que el buen ánimo mejora las condiciones de los pacientes.

 ¿Cómo se mantiene de buen humor?
Como todo el mundo, tengo mis días buenos y mis días malos, pero sólo necesito conversar con cualquiera de mis compañeros de trabajo para reírme un poco y cambiar el humor.

Aunque se esté de malhumor. Hay que intentar reírse y pensar que al final no importan los problemas, porque tenemos que seguir trabajando, para adelante.

 ¿Qué actividades suele hacer para relajarse?
Me gusta mucho viajar por Venezuela y navegar. Cuando estoy navegando, tengo la oportunidad de hacer actividad física, lo que no puedo hacer el resto del tiempo. Salir en un peñero por una semana amerita un esfuerzo físico.

 ¿Practica con regularidad algún tipo de actividad física?
No, sólo la que me exige el escenario.

¿Cómo se recupera del cansancio y los trasnochos tras los compromisos de los espectáculos?
Mi rutina para recuperarme de los trasnochos es dormir, si es posible, en una habitación sin ruido y con aire acondicionado. Luego me doy un largo baño reparador.

¿Cuál es su plato preferido?

No conozco ninguna comida que no coma, tal vez las vísceras, la chinchurria, el corazón y esas asaduras que no me gustan.

Lo que más me gusta es el pescado y también como muchos vegetales, eso es quizás lo más sano que podemos nombrar aquí. De las comidas típicas venezolanas, me encanta el asado negro.

¿Por cuál dulce cae en tentación?

No soy muy aficionado al dulce y prefiero la comida salada, pero me encantan los cascos de guayaba con queso crema. Es un postre que comí desde niño.

¿Con qué bebidas acompaña las comidas?

Con jugos naturales, agua mineral o una copa de vino tinto.

¿Toma café?
No estoy acostumbrado a tomar café, creo que no lo necesito.

Comenta y se parte de nuestra comunidad