Puede que esto no te suene un poco ilógico, pero tanto la comida como la sexualidad van ligados cuando hablamos de intimidad y placer, ya que te ayudan a construir y fortalecer los vínculos.

En general, la comida precede al sexo. Cuando te refieres a los juegos previos, sueles pensar en el encuentro sexual propiamente dicho, pero en realidad los juegos previos comienzan frente al plato, al momento de comer.

Más allá de que la respuesta sexual se ve favorecida cuando se tiene el estómago vacío, la alimentación puede jugar un rol fundamental en la calidad de tu vida sexual.

¡A comer sano!

Lo mejor es que entiendas que no hay mejor afrodisíaco que la comida sana, la alimentación más amigable te ayudará con tu sexualidad.

Si algo tienen en común la obesidad y la sexualidad es que no distinguen géneros, etnias ni clases sociales. No importa ser hombre, mujer, rico o pobre, la posibilidad de disfrutar la sexualidad siempre está, y parece que la obesidad no se queda atrás.

Aunque antes se consideraba la obesidad un problema de los países de altos ingresos, en la actualidad también se observa en países un poco menos fructíferos y hasta se puede encontrar que la desnutrición y la obesidad coexisten en un mismo país o región.

cocinar-juntos-puede-estimular-el-sexo¿Las personas con sobrepeso no disfrutan del sexo?

Explica el médico especialista en obesidad, Doménico Petrarca, que la obesidad produce la disminución de los niveles de testosterona, una hormona encargada de regular el deseo sexual, por cual el deseo de la persona obesa se ve afectado y esto se va acrecentando a medida que aumenta el peso.

El exceso de peso y el sedentarismo conducen lamentablemente a problemas de circulación y condiciones cardíacas, los cuales afectan el correcto flujo de la sangre, lo que se traduce, en los hombres, en dificultad para lograr y sostener la erección y, en las mujeres, en dificultades vinculadas con la falta de lubricación y menor sensibilidad en el clítoris.

Mejora tu calidad de vida sexual siguiendo estos consejos de la OMS:

  • Limita la ingesta energética procedente de la cantidad de grasa total.
  • Aumenta el consumo de frutas y verduras, así como de legumbres, cereales integrales y frutos secos.
  • Disminuye la ingesta de azúcares y sal.
  • Realiza una actividad física periódica.

Fuente: Clarin

También puedes consultar:

¿Cómo afecta la falta de sexo sobre tu salud?

Personas con buena salud física y mental gozan de mejor sexo

Comenta y se parte de nuestra comunidad