La diabetes es una enfermedad que aparece cuando el páncreas no llega a producir insulina suficiente o cuando el organismo no es capaz de utilizar de manera eficaz la insulina que produce.

La insulina es una hormona segregada por el páncreas que tiene como objetivo encargarse de que el azúcar presente en el torrente sanguíneo entre en las células y estas puedan obtener energía. Pero si el azúcar no puede llegar a las células para convertirse en energía, se acumula en la sangre hasta alcanzar niveles perjudiciales.Diabetes 2

También puedes consultar: Ensaladas: Tipo mediterránea

Existen dos tipos principales de diabetes:

Tipo 1. Caracterizada por una producción deficiente de insulina, esta enfermedad requiere la administración diaria de esta hormona.

Tipo 2. Se da porque el organismo utiliza la insulina de manera ineficaz.

La del tipo 2 representa aproximadamente el 90% de los casos mundiales de diabetes y se debe, en gran medida, a un peso corporal excesivo y a la inactividad física.

Ante el gran número de casos de diabetes, varios expertos han dado sus recomendaciones para mantener la enfermedad bajo control y estos son:

  1. Prevención, el primer paso. Aunque la diabetes tipo 1 no se puede prevenir, existen medidas eficaces para evitar la tipo 2. “Se ha demostrado que medidas relacionadas con el estilo de vida son eficaces para prevenir la diabetes tipo 2”, así lo destaca la Organización Mundial para la Salud. Asimismo, Rebeca Reyes, coordinadora del Grupo de Trabajo de Diabetes Mellitus de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición, indica que una alimentación saludable “puede prevenir la aparición de ese tipo de diabetes y un estilo de vida saludable es una parte importante para el control efectivo de todas las formas de diabetes”.Diabetes 3
  2. Dieta mediterránea. La Dra. Reyes explica que para los diabéticos lo mejor es cumplir pautas de alimentación que incluyan una dieta mediterránea. “En el estudio PREDIMED se ha demostrado que la dieta mediterránea previene la enfermedad cardiovascular, por lo que debería ser la dieta de elección siempre”, subraya.
  3. Evite las dietas “yoyó”. Científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBEROBN) han comprobado que los pacientes que ganaban peso tras seguir una dieta de adelgazamiento son más susceptibles de padecer resistencia a la insulina y, a la larga, desarrollar diabetes.
  4. Cuidado con los productos “light”. Giuseppe Russolillo, presidente de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN), asegura que “un producto que viene con la etiqueta ‘light’ puede contener niveles de azúcar no aptos para un diabético ya que, a pesar de haber bajado la proporción de azúcar, esta puede seguir siendo demasiado elevada”.
  5. Ejercicio físico. “La contracción muscular provocada por el ejercicio consume glucosa de la sangre y previene las complicaciones de la diabetes. Sus beneficios se producen también a otros niveles: mejora las cifras de tensión arterial, de colesterol y la función cardiovascular”, expresan los especialistas de la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid (España).
  6. Conserve la insulina adecuadamente. Los pacientes con diabetes tipo 1 necesitan administrarse insulina para poder vivir. Esta sustancia debe conservarse en las condiciones apropiadas para preservar su acción.

También puedes consultar: Beneficios de la dieta mediterránea

Fuente: La Tribuna