La mordedura de uñas es un mal hábito que tienen más 30% de los adolescentes y más de 5% de los adultos.

Morderse las uñas es un síntoma de situaciones de estrés o ansiedad y por ello en la adolescencia suele tener su punto culminante. Al ser un acto reflejo, no es consciente, por lo cual resulta difícil sustraerse de este hábito.

La mordedura de uñas puede producir el astillamiento y adelgazamiento de las uñas,  con un problema de estética evidente y a veces con lesiones infecciosas en los labios. Incluso, los dientes se pueden ver alterados en su forma.Uñas 1

También puedes consultar: ¿Cómo ejercitar la salud emocional?

Cómo debe ser el tratamiento

Una opción bastante doméstica es poner tiritas (banditas, curitas) en los dedos para impedir el acceso de los dientes a las uñas, o aplicarse algún esmalte que tenga un sabor desagradable.

Otro método es el uso de una placa a nivel de los molares que limita la unión de los dientes incisivos superiores e inferiores, impidiendo la mordida de la uñas, lo cual comienza a cambiar el hábito condicionado de ansiedad.

Este método junto con el tratamiento del estrés y/o ansiedad, consigue solucionar casi por completo este mal hábito.

No es un tratamiento largo ya que de 4 a 6 semanas el tema puede estar resuelto si luego se mantiene un apoyo en el comportamiento. A las 12 semanas el aspecto estético de las uñas llega a estar completamente normalizado.

También puedes consultar: La depresión afecta a unas 350 millones de personas en el mundo

¿Por qué se muerden las uñas? Uñas 2

Un grupo de psicólogos creó una lista en la que muestran las causas principales del por qué alguien se muerde las uñas, hecho que por cierto puede demostrar cómo es su personalidad. Estas causas podrían ser:

Aburrimiento: Cuando no estás haciendo ninguna actividad, el aburrimiento provoca que te muerdas las uñas debido a que es una vía de estimulación para el sistema nervioso, haciendo que el cerebro se mantenga despierto.

Causas psicosomáticas: Son muchos los casos de personas que se muerden las uñas para provocarse dolor, autolesionarse, etc. Esto puede aparecer en familias violentas, en crianzas demasiado severas, como una manera de llamar la atención.

Lea también: ¿Sabes qué es la onicofagia?

Emociones: Si una persona tiene baja autoestima, es tímida o tiene dolores emocionales puede morderse las uñas. La única manera de que eso deje de ocurrir es aceptar la situación y volverse más confiado en cuanto a su entorno.

Imitación: Los niños suelen hacer todo lo que los padres realicen, así que este es motivo por el que los niños se muerden las uñas. A pesar de esto, en personas hasta los 18 años sufren de este problema por trastornos de ansiedad, tics o hiperactividad.

Intranquilidad: Al estresarnos, buscamos una manera de alejarnos del problema provocando la necesidad de morder porque tiene un efecto calmante en el sistema nervioso.

También puedes consultar: La depresión: enfermedad en el olvido

Fuente: Tu Otro Médico,  Informe21

Comenta y se parte de nuestra comunidad