En los tiempos que corren es cada vez más frecuente que las mujeres esperen a tener más de 30 años para concebir a su primer hijo. Muchas incluso esperan a estar cerca de los 40, porque prefieren establecerse bien, desarrollar sus carreras y luego tener hijos. Sin embargo, el cuerpo humano tiene su propio ritmo y el periodo de fertilidad es finito.

A lo largo de los años y con el paso del tiempo, nuestro cuerpo envejece y cambia, y las hormonas no están exentas de estos cambios que en ocasiones son producto incluso del estilo de vida que hemos llevado.

Los cambios o desórdenes hormonales pueden ser determinantes a la hora de concebir, pero atención, no son el fin del mundo y en muchos casos,  tienen solución.

¿Qué es un desorden hormonal?

Es una alteración en las hormonas, sustancias que produce el cuerpo y que cumplen funciones específicas en el organismo. Según la ginecóloga Alba Lucía Mondragón Cedeño, especialista en laparoscopia ginecológica, “son moléculas o partículas muy pequeñas que viajan por la sangre o por los tejidos, y al llegar a los sitios donde tiene receptores realizan cambios”.

Esos cambios tienen un orden y un objetivo, por lo que si se aumentan o disminuyen dichas sustancias, de forma irregular, es cuando se origina un trastorno en el sistema, en el caso de la mujer, en su sistema reproductivo.

Para Juan Carlos Vargas, gineco-obstetra y asesor científico de Profamilia, las hormonas femeninas sexuales requieren de ciclos específicos de funcionamiento, ya que uno encadena el proceso del otro. Cualquier alteración en esta producción cíclica hormonal es lo que se conoce como un desorden hormonal.

Cualquier problema hormonal, bien sea por exceso (hiperfunción) o por defecto (hipofunción), es un desequilibrio para el pleno funcionamiento del organismo, lo que a veces se refleja en cuestiones muy evidentes, como lo puede ser un ciclo menstrual irregular, y en otras ocasiones no se percibe, pero puede existir”, acota Luis Felipe Estrada, ginecólogo.

Cómo prevenir el embarazo adolescente

Lee también: Descontrol en producción de hormonas tiroideas perjudica la salud

Tipos de alteraciones hormonales

Existen varios tipos de alteraciones hormonales en la mujer, lo cual depende del área donde se comprometan. “Normalmente, el funcionamiento hormonal del aparato genital femenino está determinado por varias estructuras en el organismo. La corteza cerebral es una de ellas, y esta se ubica en la parte superior del cerebro.“

Luego viene el hipotálamo, en el centro del cerebro, que se comporta como un centro integrador de señales, que se envían a una tercera estructura: la hipófisis, o pituitaria, que está detrás de la nariz, de donde salen otras hormonas que regulan el funcionamiento ‘ordenado’ de los ovarios y, a su vez, hacen que se dé una respuesta adecuada en el útero.

Es decir, el eje del proceso está entre la corteza cerebral, el hipotálamo, la hipófisis, el ovario y el útero, y en cualquiera de estos niveles se pueden presentar alteraciones en la producción y en la ciclicidad hormonal (repetición de los ciclos)”, especifica el asesor científico de Profamilia.

Lo que el gineco-obstetra Vargas quiere decir, en palabras simples, es que las anormalidades que pueden originarse en cualquiera de los eslabones del proceso podrían influir en la producción de las hormonas reproductivas, y ocasionar problemas de fertilidad en las mujeres.

soñar-con-un-embarazo¿Qué los ocasiona?

Para el especialista Luis Felipe Estrada, los trastornos o problemas hormonales pueden darse por estrés, una mala alimentación, consumir drogas o excederse con el alcohol; también como resultado de utilizar ciertos medicamentos, por abusar de los anabolizantes, o por los cambios en el equilibrio de los hidroelectrolitos, entre otros aspectos.

La gran mayoría de estas alteraciones son adquiridas durante la vida. “Las alteraciones congénitas existen pero, digamos, son el menor porcentaje de lo que se ve en la práctica clínica.  Algunos son de nacimiento, como el hipotiroidismo congénito, y otras anomalías aparecen durante el transcurso de la vida, ya sea por cambios en el funcionamiento de la glándula o en el tejido que la produce. Por aparición de tumores productores de la hormona, o lesiones que destruyen el tejido encargado de producirlas”, dice la ginecóloga Alba Lucía Mondragón.

Para diagnosticar, tratar y controlar un desorden hormonal es fundamental acudir a un especialista.

Fuente: ABC del Bebe.