La Academia de la Medicina del Sueño de los Estados Unidos presentó un baremo  según el cual los niños y los adolescentes deben dormir entre 8 y 16 horas, dependiendo de la etapa en que se encuentren. Las recomendaciones se publicaron, con la anuencia de la Academia de Pediatría de EE.UU., en el Journal of Clinical Sleep Medicine. En la tabla que se puede ver a continuación, no se incluyen bebés menores de 4 meses, pues en esa edad no hay parámetros establecidos.

dormir-a-tu-salud

FOTO. Alejandro Córdoba

HORAS DE SUEÑO RECOMENDADAS SEGÚN EDAD

4 a 12meses       12 a 16 horas diarias, incluyendo siestas

1 a 2 años            11 a 14 horas diarias incluyendo siestas

3 a 5 años            10 a 13 horas diarias incluyendo siestas

6 a 12 años         9 a 12 horas diarias

13 a 18 años       8 a 10 horas

Lea también: ¿Es bueno dormir con los perros?

Según la academia, un sueño adecuado resulta en mejor atención, comportamiento, aprendizaje y memoria, entre otras cosas. Además, impacta el crecimiento pues es al dormir cuando el cuerpo libera la hormona del crecimiento.

Por el contrario, la falta de sueño puede conducir a problemas que incluyen la depresión y hasta los pensamientos suicidas. Además, los niños que no duermen lo suficiente todas las noches están expuestos a un mayor riesgo de lesiones, hipertensión, obesidad y depresión.

Lea también: Videojuegos roban horas de sueño a tus hijos

Asimismo, los autores dela investigación señalaron que los menores que duermen más de lo recomendado para sus edades, también pueden sufrir repercusiones adversas para su salud incluyendo presión arterial alta, diabetes, obesidad y problemas de salud mental.

Más recomendaciones
sueño-a-tu-salud

Foto. Alejandro Córdoba

La Academia de Pediatría de EE.UU.  recomendó además que todas las pantallas, como las televisiones y computadoras, se apaguen media hora antes de ir a la cama y que los padres no permitan que sus hijos tengan estos aparatos en sus dormitorios.

Para crear estas recomendaciones, los especialistas estudiaron las investigaciones anteriores sobre la relación entre la duración del sueño y la salud infantil.

Lea más: ¿Cómo ayudar a los niños a recuperar su sueño?

Si el niño está durmiendo menos -o más- de lo recomendado, es importante ajustar las normas del hogar para que cumplan con lo establecido. Al comienzo, seguramente costará cambiar las conductas, pero es necesario crear buenos hábitos de sueño.

También es importante consultar con un médico para determinar si padece un posible trastorno del sueño que se pueda tratar, o si la falta -o exceso- de sueño obedece a causas orgánicas, algún tratamiento médico u otra causa.

 

Fuente: BBC