Un implante médico de disolución lenta en el organismo lograría ser la respuesta a las dificultades de seguridad con artefactos manejados para tratar las arterias obstruidas. Pero no hay que apresurarse, indican los expertos.

El nuevo stent Absorb, de Laboratorios Abbott, viene con una advertencia importante: no se ha confirmado que sea más seguro que los más antiguos implantes metálicos.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) ratificó el aparato para los pacientes con obstrucción de las coronarias. El nuevo stent está hecho con un material plástico esbozado para disolverse a lo largo de tres años.

stent

Los stents actuales son tubos de malla de alambre que abren las arterias luego de una operación para retirar el tejido graso.

Algunos especialistas señalan que el aparato de Abbott es un paso trascendental para hallar un mejor tratamiento.

El doctor George Vetrovec, miembro de un consejo asesor en cardiología de la FDA que aprobó el stent expresó que, «parece ser una tecnología mejor hacia el futuro, al menos en teoría, pero tomará años demostrarlo».

También puedes consultar: VIH: OMS preaprueba test en recién nacidos

El Absorb, que ya está a la venta en Europa y Asia, está fabricado con un material degradable que perdura intacto durante un año y se disuelve a lo largo de los dos siguientes.

La utilización de stents metálicos se popularizó a principios de este siglo como tratamiento para personas que soportaron un infarto o sufrían dolor de pecho producido por la obstrucción de arterias.

Pero los médicos han reducido su empleo por razones de seguridad. Estudios realizados en 2007 y 2008 revelaron que las arterias con stents manifiestan un mayor riesgo de sufrir coágulos, lo que puede inducir un ataque cardíaco a un año o más. Otro estudio a lo largo de cinco años reveló que el tratamiento con fármacos era tan eficaz como el implante de un stent.

Fuente: noticias.yahoo

Comenta y se parte de nuestra comunidad