Si la vagina no está generando la lubricación necesaria para que la penetración sexual resulte placentera y no lesiva, es probable que se esté sufriendo un episodio de resequedad vaginal.

La sexóloga clínica Charley Ferrer, directora del Instituto del Placer de Nueva York, afirma en una publicación digital, que éste problema- que puede obedecer a razones de tipo psicológico o fisiológico- afecta aproximadamente a 8 de cada 10 mujeres premenopáusicas, y a un porcentaje más alto de mujeres en edades posmenopáusicas.

Por otro lado, algunos casos de resequedad vaginal pueden estar asociados a circunstancias emocionales (depresión, vergüenza, miedo, bajo deseo y anorgasmia) que impiden una efectiva respuesta sexual en la mujer, o a una estimulación erótica deficiente para que las glándulas de bartolino, ubicadas a cada lado de la abertura vaginal, exuden la lubricación necesaria para el acto sexual.

Lea también: Aprende cómo utilizar un lubricante íntimo

Más causas de la falta de lubricación vaginal 

Infecciones vaginales micóticas o bacterianas que afectan las condiciones generales de la flora

La ingesta de anticonceptivos orales que generen esa reacción por la disminución de estrógenos para la supresión parcial de la ovulación

La presencia de ciertas enfermedades como la diabetes, que afecta la sensibilidad de las terminaciones nerviosas involucradas en la estimulación sexual e implica niveles de glucosa que sabotean esa función lubricante.

lubricación-vaginal-ausente-a-tu-salud

Sin embargo, de acuerdo con la doctora Ginecobstetra, Sofía Herrera Mendoza, la principal causa de resequedad vaginal es la menopausia, sea natural, artificial o quirúrgica.

“Recordemos que existen menopausias inducidas por medicamentos de supresión hormonal, para tratar enfermedades como la endometriosis o determinados casos de cáncer de mamas, y menopausias quirúrgicas, causadas a mujeres jóvenes a las que se le han extirpado los ovarios por algún tumor”.

Lea también: ¿Sientes dolor luego de las relaciones sexuales?

Tratamientos disponibles

“El tratamiento convencional contra la resequedad vaginal, depende de la causa. Algunas se palían con el uso momentáneo de geles lubricantes, pero otras requieren de un abordaje más complejo. Por eso, es importante que la paciente con síntomas acuda al médico”.

Según puntualiza la especialista, en casos de menopausia, las opciones de tratamientos dependen siempre de las contraindicaciones particulares de cada paciente y la coincidencia con otros síntomas asociados al climaterio. Ante ese panorama, se plantean las terapias hormonales de reemplazo por vía oral (pastillas) o por vía local (cremas y tabletas vaginales), que son permanentes, e inician con una dosis de ataque que suele continuar con otras de mantenimiento.

Asimismo, existe la opción de infiltración de plasma rico en plaquetas a nivel vaginal, que produce una regeneración celular de elastina y colágeno a nivel de la mucosa, en sólo dos aplicaciones anuales.

Lea también: ¿Debemos hidratar nuestra vagina?

Fuente: Sexóloga clínica Charley Ferrer/ Ginecobstetra, Sofía Herrera Mendoza

Comenta y se parte de nuestra comunidad