Tras diferentes estudios, parece ser un hecho que los parches para combatir el ojo vago van a desaparecer. En concreto una prueba ejecutada en Estados Unidos, manifiesta que el “parche digital” es el primer tratamiento eficaz contra este defecto en el desarrollo de la agudeza visual en medio siglo.

Los resultados del estudio señala que los lentes electrónicos programables ayudan a mejorar la visión en los niños, igual o mejor que los tradicionales parches.

La ambliopía, término con el que igualmente se denomina al ojo vago, sigue siendo la principal origen de discapacidad visual en niños. Esta deficiencia visual consiste en la mala visión en un ojo que regularmente no se desarrolla durante la primera infancia. Las principales causas son que un ojo sea mucho más corto de vista que el otro, o que un ojo se desvíe o se mueva hacia el interior.

ojo_vago

Lee: Mitos y realidades de la salud visual 

Dificultades de los métodos tradicionales

El niño que posee ojo vago requiere recibir tratamiento hasta los 8 años, mientras que sus ojos y cerebro todavía se están desarrollando, de lo contrario podría llegar a quedarse ciego de ese ojo vago, es decir, del ojo más débil.

Desafortunadamente en esas edades es complicado que los niños cumplan con los tratamientos, motivado a que los parches oculares o las gotas medicinales, que son los que hasta ahora se recomendaban, pueden ser molestos de algún modo para los niños, por lo que además presumen un reto importante para los oftalmólogos y los padres.

Un estudio reciente halló que uno de cada cuatro niños sienten ansiedad antes de usar gotas para los ojos y que casi el 15% se niega a echárselas. Tanto los colirios como los parches funcionan basándose en el método de oclusión, que consiste en bloquear el ojo que mejor ve, obligando al cerebro a confiar el llamado ojo vago. Durante el proceso, la visión mejora, sin embargo muchos niños todavía requieren lentes para corregir su visión.

Por el contrario, el reciente hallazgo que suponen los lentes electrónicos utilizados en este estudio, combina la corrección de la visión y la oclusión. Al mismo tiempo, estos lentes logran adaptarse a la prescripción concreta de la visión de un niño, y como son de pantalla de cristal líquido (LCD), igualmente pueden ser programadas para volverse opacas ejecutando el mismo efecto que el tradicional parche, taponar la visión del ojo necesario durante intervalos de tiempo, pero sin los efectos negativos propios del mismo.

Aprende más en el siguiente video:

Lea también Alimentos que cuidan tu salud visual 

Parche digital que se enciende y se apaga

Investigadores del Instituto de Ojos Glick en la Universidad de Indiana, Estados Unidos, probaron últimamente la eficacia de los lentes de oclusión en comparación con los parches en un estudio clínico aleatorio. Para llevar a cabo esta prueba, inscribieron a 33 sujetos con ojo vago de entre 3 y 8 años que llevaban lentes para corregir su visión. Un grupo llevaba un parche adhesivo de dos horas diarias y el otro, lentes de oclusión durante 4 horas al día.

En esta investigación, la lente sobre el ojo vago cambió de transparente a opaca cada 30 segundos. Posteriormente de tres meses, ambos grupos de niños mostraron la misma cantidad de mejora en el ojo vago, ganando dos líneas en un gráfico de lectura.

«Con estos lentes de oclusión electrónicos, el niño experimenta que la lente estará transparente de nuevo en tan sólo unos segundos para que puedan ser más cooperativo con el tratamiento. Para los padres que han luchado con que el niño se eche las gotas y se coloque los parches, esto podría ser una buena alternativa», respalda el director del estudio, Daniel Neely, profesor de Oftalmología Pediátrica en la Universidad de Indiana, Estados Unidos.

Fuente: ATS/ Lainformación

Comenta y se parte de nuestra comunidad