El bruxismo diurno puede ser consciente o inconsciente, en cambio el nocturno es inconsciente y es causado por la contracción rítmica, repetitiva y violenta de los maseteros, los músculos de masticación produciendo un rechinamiento audible, imposible de reproducir si estás despierto. Normalmente ocurre en los primeros momentos del sueño y cesa cuando éste es más profundo.

Rafael Maldonado, Odontólogo General y cirujano bucal señala que, “el bruxismo infantil es un movimiento parafuncional del maxilar inferior producido por una desarmonía muscular. Puede ser causado por estrés, contactos prematuros, malos hábitos infantiles, traumatismos,  entre otros”.

¿Cuándo aparece?

Puede presentarse a partir de los  10 meses  y tiende a desaparecer por sí solo durante la infancia. A pesar del ruido que produce, el niño no lo percibe ni lo recuerda al día siguiente.

Lea también: Férulas blandas para el bruxismo ¿Útiles?

Causas
  • Oclusión indebida de la boca debido a la forma de su mandíbula.
  • Estimulación natural de la formación muscular y ósea de los huesos de la cara.
  • Estrés o ansiedad.
¿Cómo evitarlo?
  • No lo involucre en rutinas de ejercicio extenuantes.
  • Disminuya su actividad física y mental antes de dormir.
  • Intente cambiarlo de postura cuando aparezca el rechinamiento.
  • Evite que realice conductas parafuncionales, como morderse las uñas, labios u objetos.
  • Converse con él y hágalo reír.

Si percibe que el pequeño tiene signos de apretamiento es recomendable que lo lleve a un especialista, puesto que podría estar desarrollando una maloclusión que empeore el bruxismo.

Fuente: Rafael Maldonado Odontólogo General, cirujano bucal. Contacto: [email protected] Twitter: @maldonadopinto.  / http://www.buccasana.es/.

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad