La dieta disociada es una de las más conocidas, y aunque puede parecer moderna fue creada a principios del siglo XX. Es una opción sencilla, de allí su efectividad.

En líneas generales la dieta disociada se basa en no mezclar determinados nutrientes en una misma comida, pues se cree que no son los alimentos en sí los que engordan, sino su mala combinación.Dieta 2

También puedes consultar: Dieta vegetariana: Ventajas y desventajas

Ejemplos de dietas disociadas

Existen varios tipos, hoy te nombramos los dos principales, estos son:

  • Dieta de Montignac. No suprime ni los glúcidos ni las grasas, al contrario, recomienda el consumo de ellos en proporciones normales para el cuerpo.
  • Dieta Hollywood. Se basa en el principio de que las enzimas que se encuentran en nuestro cuerpo son las culpables del aumento de peso. Por lo tanto, es muy recomendable el consumo de frutas exóticas que solo contiene enzimas que facilitan la digestión y queman grasa.

 

También puedes consultar: ¿Cuáles son los alimentos más energizantes?Dieta 3

Riesgos dieta disociada

Puede derivar en una carencia de determinados nutrientes. Aumentar la sensación de fatiga, debilitar los músculos y los órganos, al tiempo que hace a las personas más vulnerables a padecer trastornos de salud.

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, alertó hace poco sobre la carencia de base científica de esta forma de alimentación, siendo además una opción más proclive al efecto yoyo o rebote. Restringir, por ejemplo, la ingesta de hidratos de carbono supone renunciar al 50% de la energía total que deben aportar estos nutrientes en una dieta diaria equilibrada.

A largo plazo este régimen alimenticio provoca alteraciones gastrointestinales, malestar general, sequedad de la piel, mareos, uñas frágiles, intolerancia al frío, caída del cabello, halitosis, descalcificación, contracturas musculares, daños renales, amenorrea, ansiedad, problemas de sueño o aumento de los niveles de colesterol.

También puedes consultar: Mantequilla no aumenta el riesgo cardiovascular

Fuente: Ella hoy

Comenta y se parte de nuestra comunidad