Cuando vivimos en un entorno negativo, lleno de dificultades, carencias y problemas, solemos sentirnos angustiados, estresados, malhumorados y llenos de frustración. Sin embargo, es posible tener bienestar en medio de las crisis.

Tener bienestar, es estar bien, sentirme bien con lo que soy, con lo que hago, sentirme bien con el día a día , con mi rutina, con mi trabajo. En la medida en que yo me siento bien con lo que soy y lo que hago, en esa misma medida me voy a propiciar a mí mismo mejores emociones, emociones positivas.

Siempre vamos a estar inmersos en una realidad en la que hay cosas buenas y cosas malas, lamentablemente hay momentos en los que predominan las cosas malas o negativas, pero no por eso dejan de existir las cosas buenas, que vienen a ser las emociones positivas.

Cuando no podemos cambiar lo que está frente a nosotros es cuando más debemos aferrarnos a los pensamientos positivos. Yo puedo colaborar, yo puedo modificar mi entorno, pero no con eso cambio los problemas que hay, por ejemplo, en un país.

Profesora María Enriqueta Aquique, representante de la Sociedad Venezolana de Psicología Positiva,

¿Qué puedo yo hacer? Aprender a reconocer lo positivo que tengo cerca, para aprender a “agarrarme” de esas emociones positivas en el día a día.

Muchas veces nos acostamos y decimos qué día tan terrible, hoy no hubo nada bueno, pero si nos detenemos un instante y nos ponemos a buscar, encontramos algo bueno, así sea que te encontraste con alguien que hacía tiempo no veías. Eso te genera una emoción positiva. Esto viene siendo un salvavidas en las situaciones difíciles.  

Tips para vivir desde lo positivo
  1. Aprende a conocerte y reconocerte como persona. ¿Qué cosas buenas tienes y qué cosas buenas eres capaz de hacer? Pon en práctica las cosas buenas que tienes, tus fortalezas, ofrece lo mejor que eres y tienes para ti mismo y los demás.

  1. Reconoce las cosas buenas que tienes enfrente. La esperanza, la serenidad, el amor, la inspiración, la diversión, la gratitud…ocurren día a día aunque no las veas.

  1. ¡Comprométete! ¿Qué cosas se te dan fácil? ¿Qué cosas cuando las practicas hacen que se te olvide el mundo? Descubre las cosas que te hacen sentir bien y ¡hazlas! Busca las cosas que te hacen sentir bien y ponlas en práctica.

  1. Cultiva tus relaciones interpersonales. Propiciar encuentros, atender a otros, generar redes de apoyo es vital en momentos de dificultades.

  1. Encuentra el sentido de tu vida. Cuando tenemos el rumbo claro y sabemos hacia dónde vamos, es más fácil llevar la vida. Plantéate metas, trabaja para alcanzarlas, si tienes el rumbo claro, te levantarás más fácil ante las dificultades.

Para información acerca de talleres escribe a [email protected]

Comenta y se parte de nuestra comunidad