Estos niños fueron desafortuados al recibir la noticia de su padecimiento de cáncer desde muy pequeñitos. Sin embargo, la vida los premió. A uno con la curación y al otro con la bondad desbordante de su padre. Aquí un poco de los dos.

Ben Morris, natural de Bartlesville (Oklahoma), fue diagnosticado de leucemia en 2014, y desde entonces ha pasado por un largo y costoso tratamiento. Recientemente su madre fue al hospital y le dijeron que Ben estaba curado.

Ahora, el video se ha viralizado por su reacción cuando su madre le anuncia que ya ha sido dado de alta. El anuncio de la curación fue un momento lleno de emotividad que ninguno puede perderse.

la otras historia es la del pequeño Gabriel Marshall se sentía “como un monstruo”. En marzo de 2015 le detectaron astrocitoma anaplásico que le llevó al quirófano. Se trata de un un raro tumor cancerígeno grado 3 en el cerebro que puede provocar crisis epilépticas, alteraciones visuales, déficits focales o deterioro cognitivo progresivo.

padre-hijoLa cicatriz que le dejó la cirugía para extraerle el tumor atraía la mirada de las personas a su alrededor. Así que su padre, Josh Marshall, decidió apoyarlo con una amorosa muestra de solidaridad. Se hizo un tatuaje muy parecido a la cicatriz de Gabriel en el mismo lugar donde el pequeño fue intervenido.

Historias que demuestran que nunca debemos perder la esperanza porque la solidaridad humana y la ciencia están allí para ayudarnos y hacernos la vida más placentera.

Fuentes: Qué es/La Opinión.

Comenta y se parte de nuestra comunidad