Es bien sabido que el ejercicio disminuye el riesgo de desarrollar cáncer. Los estudios revelan una disminución de 25% en el riesgo de cáncer de mama entre las mujeres con la mayor actividad física, comparado frente a las que hacen la menor actividad física.

Esa función protectora del ejercicio se observa en muchos otros cánceres, entre ellos, de pulmón, de endometrio, de colon y de próstata; pero ¿sabía que el ejercicio es igualmente útil durante y después del tratamiento contra el cáncer?

Según la Sociedad Americana contra el Cáncer, las investigaciones revelan que hacer ejercicio durante el tratamiento contra el cáncer puede mejorar el funcionamiento físico y la calidad de vida. El ejercicio moderado puede:

  • Aumentar la fuerza y la resistencia
  • Fortalecer el sistema cardiovascular
  • Disminuir la depresión
  • Reducir la ansiedad
  • Disminuir el cansancio
  • Mejorar el ánimo
  • Aumentar la autoestima
  • Reducir el dolor
  • Mejorar el sueño

Ejercicios 2

Lea también: Alimentación y ejercicios ¿Qué comer y qué no?

Obviamente, hay ciertos asuntos que impiden o afectan la capacidad de una persona de hacer ejercicio, sea por enfermedad o por el tipo de tratamiento, incluido lo siguiente:

  • Anemia
  • Debilidad del sistema inmunitario
  • Radioterapia

Otras personas deben tener más cuidado para disminuir el riesgo de lesionarse, y entre ellas están los ancianos y quienes padecen enfermedades de los huesos, artritis o daño nervioso (neuropatía periférica).

“Varios estudios fascinantes muestran que la actividad física regular se vincula con mayor expectativa de vida después de un diagnóstico de cáncer y en muchos casos, con una disminución en el riesgo de recurrencia del cáncer”, comenta Kaye Holt, enfermera especialista del Sistema de Salud de Mayo Clinic.

“Por lo menos 20 estudios de personas con cáncer de mama, de colon y recto, de próstata y de ovario han planteado que los supervivientes de cáncer que son físicamente activos tienen menor riesgo de recurrencia del cáncer y mayor supervivencia que quienes son inactivos”, añade.

La Sociedad Americana contra el Cáncer recomienda a los supervivientes de cáncer tomar las siguientes medidas:

  • Participar regularmente en alguna actividad física
  • Evitar la inactividad y retomar las actividades cotidianas apenas sea posible después del diagnóstico
  • Hacer ejercicio por lo menos 150 minutos por semana
  • Incluir ejercicios de fortalecimiento muscular al menos dos días por semana

Si desea más información, visite http://www.mayoclinic.org/espanol/

Comenta y se parte de nuestra comunidad