Todos somos víctimas en algún momento de un arranque de enojo, bien sea propio o de quienes nos rodean. Si bien, el enojo es un estado emocional que varía, no debes admitir que te domine en ningún momento, mucho menos si en ese momento puedes descargar tu ira con otra persona.

Tómate tu tiempo de espera para enfriar tu rabia. Haz que la frustración se evapore un poco alejando a la persona que te genera conflicto por un instante y sigue estas recomendaciones:

  • En el momento pico de furia, comienza a hacer el ejercicio que más te guste, para que le des salida a esas emociones.
  • Identifica las soluciones para que puedas centrarte en lo que te desencadenó la furia. Así podrás elaborar un plan de reacción para que no se vuelva a repetir.
  • Usa el humor a tu favor, reconoce qué te da valor y empieza a reírte de ti mismo, a darte cuenta de que lo que ocurre a tu alrededor no es tan grave como tú lo crees

Si bien lo más significativo es que le des un sentido positivo a tu vida, expresar el enojo, de una manera constructiva, es importante para obtener bienestar.  En la medida en que identifiques qué te causa rabia y lo resuelvas, irás adquiriendo mayor madurez emocional para que ésto no vuelva a suceder.

Lea también: 

Libérate del enojo con estas técnicas

Con la serotonina baja es más difícil regular el enojo

Fuente: derf

Comenta y se parte de nuestra comunidad