La mastitis no es más que la inflamación de la glándula mamaria. Existen múltiples causas que pueden provocar esta inflamación: puede aparecer durante la lactancia en forma de mastitis posparto o en cualquier otro momento, como mastitis no puerperal.

Una mastitis aguda puede llegar a exteriorizar síntomas parecidos al de una gripe: fiebre, malestar general, dolor generalizado, junto con endurecimiento, enrojecimiento y sobrecalentamiento en una zona del pecho. Por lo general, es una enfermedad en la que sólo se inflama uno de los pechos, es decir es unilateral. Puede ser bacteriana o no, y el agente causante de su aparición es el Staphylococcus Aureus.Mastitis

Lea también: Aprende cómo cuidar el pecho durante el embarazo

Puede que en ocasiones, la producción masiva de la hormona prolactina o una alteración benigna del pecho ocasionen la inflamación de la glándula mamaria o mastitis. También puede producirse por ciertos tumores o por cáncer de mama.

Para tener más detalles de esta enfermedad, consultamos con la Ginecobstetra Marisol Lama, quien nos explicó que “la mastitis va en relación al 99% con la lactancia materna y ocurre en los primeros 20 días después del nacimiento del bebé”.

¿Cuáles son los síntomas? 
  • Aumento de volumen de la zona afectada.
  • Coloración roja de la piel.
  • Ardor y molestia.

También puedes consultar: Recomendaciones para una maternidad saludableenfermedad-a-tu-salud-

La mastitis puede ser de dos tipos:

Inflamatoria. Se produce cuando los conductos galactóforos se obstruyen y no sale la leche hacia el exterior.

Infecciosa. Se produce cuando hay presencia de gérmenes que atacan la piel, sobre todo al pezón.

Tratamiento

Para la inflamatoria: una forma de combatir el malestar es colocando pañitos de agua tibia sobre la mama. También sirve alimentar al bebé correctamente para que desaparezca la inflamación y tomar analgésicos que eliminen el dolor.

Para la infecciosa: Lo más indicado sería tomar antibióticos por unas 48 horas. No es recomendable que el bebé se alimente. En ese caso vaciar la mama y dejar reposar, para luego alimentar al niño.

En ambos casos, se sugiere consultar con el médico tratante.

¿Cómo evitar la mastitis?
mastitis-a-tu-salud-

Foto: Alejandro Córdoba

  1. Amamantando y vaciando completamente las mamas. El bebé debe comer de 10 a 15 minutos en cada seno.
  2. Drenar siempre la mama.
  3. Tomar mucha agua durante la lactancia, para dejar fluir y tener mayor cantidad de leche.

También puedes consultar: ¿Primerizas? Combatan el miedo de ser madres

Es importante “no confundir la mastitis con la bajada de la leche, ya que la primera vez que ocurre esto, la mujer puede presentar fiebre y tener las mamas muy prensadas. Luego de bajar la leche esto desaparece”, concluyó Lama.

Fuente: Ginecobstetra, Marisol Lama (0416) 622.9815

Comenta y se parte de nuestra comunidad