Muchos saben lo que quieren alcanzar. Sueñan con esa meta una y otra vez. Pero lamentablemente, a veces se toman decisiones incorrectas o no se hace nada para conseguirla. Es usual comenzar un año con la intención de: ir al gimnasio, mejorar en el trabajo, estudiar idiomas, entre otras, pero pasan los días, y hasta los meses, sin que esas intenciones se convierten en algo más que intenciones.

También puedes consultar: Hay situaciones que generan ataques de pánico

La clave para lograrlo es la motivación, concretar esas intenciones en acciones y poner en marcha cuatro acciones, tal como Gabriele Oettingen expone en su libro Rethinking Positive Thinking. El acrónimo de esas acciones en ingles es WOOP, en español sería:

  • Desear / Wish.
  • Resultado / Outcome.
  • Obstáculo / Obstacle.
  • Plan / Plan.Acciones 1

Desear. Todo el proceso comienza con desear algo, pero sin quedarse en ese paso. La actitud positiva es importante puesto que un actitud negativa haría que ni siquiera se diera el primer paso. Los resultados de múltiples investigaciones indican que una de las razones por las que la fantasías positivas predicen bajo rendimiento es que éstas no generan motivación para realizar el futuro deseado.

Resultado específico. Oettingen explica en su obra que si deseas que tus deseos se cristalicen será necesario hacerlo de forma específica.

Obstáculos. Es importante pensar detenidamente en todo aquello que puede impedir el logro de los resultados.

Plan. El cuestionamiento de los deseos conduce a idear la forma de proceder en el mundo real, ayuda a construir planes, y los planes nos ayudan a ser más productivos, combatir el estrés, e incluso a sentirnos más felices.

También puedes consultar: ¡Aprende a vivir desde lo positivo!

Para tener la visión de un especialista entrevistamos al sociólogo José Jacinto Muñoz. No dejes de ver sus recomendaciones en el siguiente video:

Fuente: JP

Comenta y se parte de nuestra comunidad