Correr es considerado, popularmente, como uno  de los deportes más accesibles. Sin embargo, la falta de información sobre este tema hace que al menos un 90% de corredores principiantes sufra una lesión a los 6 meses de haber comenzado en la disciplina. La médica cirujana, especialista en medicina deportiva, Ethy Oziel, explica: “Lo primero que debe hacer una persona para correr es acudir a un especialista y este la indicará el calzado adecuado que debe usar. La gente acostumbra buscar información en Internet, más o menos se ve su pie y se automedica un zapato sin saber que puede ocasionarle una lesión”.

zapato-para-correr-a-tu-salud

Lea además: Lesiones en el running, evítalas

Factores a considerar para seleccionar un calzado

Oziel explica que para la prescripción adecuada, a la hora de comprar un zapato para correr se debe tener en cuenta lo siguiente:

Tipos de pie: En líneas generales los pies se clasifican en tres grupos: arco alto, arco normal y arco bajo, que no solo se diagnostica observando el arco sino  también con maniobras especificas hechas por el médico, en su consultorio para identificar la cantidad de pronación o supinación (cuanto colapsa el pie hacia adentro o hacia afuera).

Alineación de miembros inferiores: Desde la articulación de la cadera hasta el tobillo hay una alineación  que influye en la forma de apoyar el pie en cada pisada y por tanto en la elección del zapato

Peso y altura del corredor: Los zapatos de correr son diseñados para un peso y una altura promedio, si la persona tiene sobrepeso, el zapato colapsa más de la cuenta y se debe tomar en consideración.

Terreno donde se corre: Los terrenos de asfalto, tierra o montaña necesitan diferentes tipos de zapatilla. Por ejemplo: para la montaña debe poseer unas garras que permitan mayor adherencia al piso.

Fuente: Ethy Oziel médica cirujana, especialista en medicina deportiva. Twitter: @ethyoziel contacto: METAS  SPORTS (0212) 943.31.44 Y 944.03.78.

Comenta y se parte de nuestra comunidad