Algunos expertos en Psicología aseguran que “Nadie se ha muerto de amor”. Pero cuando se tiene un despecho, pareciera que se va a morir.  A continuación, te ofrecemos algunas pautas sugeridas por psicólogos para vivir tu duelo y salir del despecho:

1) Permítete estar triste, pero no aislada

Llorar y recordar mientras te adecuas a tu nuevo estilo de vida es preciso. No le hagas caso a quien te dice “sécate esas lágrimas”. Indudablemente, tendrás que ir a trabajar y a cumplir con tus obligaciones y responsabilidades diarias, pero eso no te resta la libertad de procesar tus sentimientos.  Eso sí: busca la manera de drenar la pena para que no te absorba.  Date el tiempo para sanar, pero también, permítete ir reconociendo los avances que te apartarán cada vez más de él.

2) Toma distancia del objeto de tu afecto

Si es posible, cero comunicación. Esta regla se enreda para quienes compartieron una familia o tienen hijos con su ex, pero al menos emocionalmente, debes ser dura con esta distancia. Cuando poseemos a nuestros ex en el escritorio adyacente de la  oficina, la cosa también suele ser tensa y debes hacer un esfuerzo mayor para no reincidir en conductas o comentarios que te aproximen a él. Ten presente, que tu entorno no es el culpable de tu ruptura y que a los amigos y familiares en común hay que tratarlos con respeto y no hacerlos parte del conflicto.

Lea también: Consejos para superar una ruptura amorosa

ruptura-de-pareja-a-tu-salud

3) Las redes sociales…no, gracias

Las redes sociales son un mecanismo maligno que nos enlazan a nuestros ex. Inconscientemente, vamos a ellas para seguirle los pasos, nos transformamos en sus stalkers. Hay maneras para silenciar sus actualizaciones si no lo quieres borrar, pero si sientes que para ti es mejor bloquearlo o eliminarlo, da el paso hasta que estés otra vez segura de mantener una comunicación sin involucrarte emocionalmente.

4)    Ni lo odies, ni lo idolatres

Esta es posiblemente la fase más dificultosa, porque debes controlar el instinto de idealizarlo porque lo extrañas; o el de odiarlo desde las vísceras para olvidarlo. Balancea: En ninguna relación hay un total y completo responsable de la separación. Tú igualmente posees puntos positivos y negativos que agregaron o restaron a la pareja, entonces, la idea es reflexionar sin juzgarlo ni juzgarte: te sentirás mucho mejor.

5)    No generalices

Cuando algo nos va mal en la vida, no solo en las relaciones, abrimos todas las “cajas” mentales de lo que nos ha fallado. No te admitas caer en ese círculo vicioso, ni utilizar frases como “todo me sale mal” “todos los hombres son malos” “no puedo esperar nada de la vida”. Esto es solo un escollo en ella, y si piensas más detenidamente, haz el ejercicio de escribir cuáles son las cosas en materia de amor y en general que te han salido bien. Te sorprenderás de que son muchas más que las negativas y te sentirás mejor.

ruptura amorosa

6)    Inicia nuevas rutinas

Tienes que comenzar a sacar de tu radar mental las cosas que hacías a diario con él, o que te lo recuerdan: oye música distinta, visita otros lugares, inicia un plan de entrenamiento o un curso o actividad extracurricular de tu preferencia. Es una forma de “reprogramar” la mente para que ya no sienta la ausencia.

Lea también: Aprende a superar una decepción amorosa, según tu edad

7)    Sal de nuevo al mundo

En la fase de duelo y mientras sanas, puedes salir con tus amigas o redescubrir el placer de estar sola, caminar, viajar a un sitio que no conozcas y comenzar conversaciones con gente nueva. Para cada una el tiempo es diferente, y si bien en los primeros meses no es lo recomendable, llegará un instante en el que deberás abrirte de nuevo a las relaciones y a conocer a otros chicos.

Fuente: Miamidiario

Comenta y se parte de nuestra comunidad