Una polémica revolvió las redes en Italia, cuando una niña de dos años fue ingresada al hospital con bajo peso, problemas de motricidad y la hemoglobina baja. Los médicos al hacerle los exámenes lograron comprobar que la madre seguía una dieta vegana, que combinaba con la lactancia materna, provocó un bajo valor nutricional.

La niña presentaba carencia de vitamina B12, una falta que podría dejarle secuelas neurológicas en el tiempo.

También puedes consultar: Dieta vegetariana: Ventajas y desventajas

kid2
¡Atención!

Las dietas veganas y vegetarianas en los niños están absolutamente contraindicadas.

¿Por qué? Porque el desequilibrio de macronutrientes, vitaminas y minerales no sólo afecta al crecimiento del niño, sino que  influye en el desarrollo neuronal, sistema nervioso y sangre.

Las proteínas de carne, pescado, huevos y lácteos son de alto valor biológico, además de contener vitaminas y minerales esenciales.

Si se restringe al bebé del consumo de esos alimentos de origen animal, será necesario sustituirlos por otros que aporten esos beneficios para la salud. Solamente un especialista en nutrición podría indicar la forma correcta de sustitución.

Mother and daughter shopping for fresh produce in supermarket

También puedes consultar: ¿Cómo nivelar tus hormonas con una adecuada alimentación?

La nutricionista Ana Molina, especialista en nutrición humana y dietética al frente de AM Nutrición Integral en España, asegura que en estos casos “puede haber riesgo de nutrición desequilibrada”.

“No se puede seguir estos tipos de dieta sin el asesoramiento de un especialista”.

Los especialistas coinciden en explicar que las proteínas animales, al ser de alto valor biológico, se absorben mejor que las proteínas vegetales, de menor valor biológico.

Es necesario combinar distintas proteínas de origen vegetal, como las tradicionales legumbres con arroz, con aminoácidos distintos que se complementan y consiguen hacer una proteína de mayor valor biológico.

“Las células de los niños crecen y se dividen más deprisa que las de los adultos”. “Ellos requieren más nutrientes y, si no los tienen, la situación es más grave que en los mayores”, indica María Ballesteros, de la Junta Directiva de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición.

También puedes consultar: Gluten: no lo elimines de tu dieta

Fuente: lmneuquen

Comenta y se parte de nuestra comunidad