meditar
Foto referencial

Científicos de la Escuela de Medicina de Ican en el Monte Sinaí, la Universidad de California y la Escuela de Medicina de Harvard realizaron hace poco un estudio con el que evaluaron el impacto biológico que ejerce la meditación en el ser humano, en comparación con las vacaciones.

Los investigadores examinaron el efecto de la meditación en los participantes, algunos de ellos meditadores constantes.

También puedes consultar: Manipulación: el arte de dominar sigilosamentemeditar

En el estudio participaron 94 mujeres sanas de 30-60 años, de ellas 74 no meditaban con regularidad.

Las participantes se quedaron en el mismo complejo en California durante seis días, y fueron divididas en dos grupos.

A una mitad les asignaron vacaciones.

Mientras que a las otras las sometieron a un entrenamiento de la meditación dirigido por el Centro Chopra para el Bienestar.

Resultados

Tras el estudio los investigadores encontraron que las vacaciones ofrecen un impacto saludable e inmediato en las redes moleculares asociadas con el estrés y las vías inmunológicas.

Mientras que el retiro de meditación, principalmente en quienes la practicaban con regularidad, se asoció con redes moleculares caracterizadas por la actividad antiviral.

A su vez hallaron que la firma molecular de los meditadores a largo plazo era distinta a la de los turistas que no meditan.meditacion

También puedes consultar: Conoce qué dice de ti la forma en la que duermes

Los autores realizaron muestras de sangre para comprender mejor los efectos a largo plazo de lo que denominaron el “efecto de la meditación”, en comparación con el “efecto de vacaciones”.

También se les hizo una encuesta para conocer qué opinaban acerca de su estancia, se repitió al mes y luego diez meses más tarde.

Los expertos

Eric Schadt, autor principal del estudio explicó que “mediante la combinación de una interrogación de redes de genes con el análisis de datos y estadística avanzada, lograron generar información clínicamente significativa sobre el estrés y el envejecimiento”.

Los investigadores examinaron los cambios en los 20 mil genes.

Ellos obtuvieron como resultado que absolutamente todos los participantes tuvieron cambios significativos en los patrones moleculares de la red después de la semana en el complejo.

Mientras que los cambios más notables en la actividad de los genes estuvieron relacionados con la respuesta al estrés y la función inmune.

También puedes consultar: Violencia de género: Una conducta aprendida

Fuente: La Red21

Comenta y se parte de nuestra comunidad