Ningún trabajador, jefe o empleador desea un mal clima de trabajo dentro de la oficina; pero las emociones mal canalizadas pueden afectar el clima laboral, e incluso, el vínculo con clientes, proveedores y público general.

Para que eso no suceda, hay que tener en cuenta estas 11 recomendaciones:

  1. Elabora contextos de aprendizaje donde exista la tolerancia al error. Reconocer el esfuerzo, dar feedback oportuno y constructivo a todo el personal, es vital.
  2. Asigna tareas con sentido para que sean significativas para las personas.
  3. Tr metas sean claras y transparentes, que exista una gestión por resultados bien orientada a la meritocracia.
  4. Es indispensable que los jefes sean mentores y que sepan qué es lo que cada colaborador necesita, cuáles son sus intereses y sus aspiraciones.
  5. Construir lugares de trabajo flexible, donde se tomen en cuenta las necesidades de los trabajadores.
  6. Desarrollar cultura inclusiva, no se debe dejar a ningún personaje laboral por fuera. La inclusión es sinónimo de buenas actitudes.
  7. Cultura de reconocimiento continúo, este tipo de trabajo hace que las personas solo muestren emociones positivas, siendo así mucho más productivos en su trabajo.
  8. Cultura de apoyo y aprendizaje.
  9. Oportunidades desarrollo formales e informales. Siempre es bueno que se le permita al empleado gozar de cursos que lo ayuden a formarse de mejor manera y que le permitan desarrollar emociones y actitudes mucho más positivas.
  10. Capacitación disponible / Programas de Líderes.
  11. Oportunidades de crecimiento basadas en la equidad.

Fuente: Estrategia y negocios
También puedes consultar:

¿Cómo afecta la cocaína la percepción de las emociones?

Ensayan tratamiento para la falta de emociones en esquizofrénicos

Comenta y se parte de nuestra comunidad