Julie Apicella solía fotografíar a su hija en un ambiente de su casa al inicio de cada año escolar, pero el cáncer hizo que la imagen este año fuera muy distinta.

La historia que encierra esta foto compartida en Facebook fue crear conciencia sobre la mortal enfermedad.

También puedes consultar: Conoce el síndrome del hombre lobo

Un triste adiós 

En Gran Bretaña los niños ya culminaron su periodo de vacaciones y han retomado sus labores académicas.

Y mientras muchos padres comparten las fotos de su hijos en su primer día de clases, Apicella cuelga una foto donde se muestra las consecuencias del cáncer: la ausencia de un ser querido… cancer-infatil-2

Testimonio

“Fotografía escolar (obviamente falta alguien muy especial) de mi hija Emily”, escribió la madre en Facebook”.

“Imaginen si la foto escolar de este año será la última que podrán tomar y simplemente será un recuerdo que quedará”, reflexionó.

Cuando tenía cinco años, la pequeña Emily fue diagnosticada con un tipo de cáncer de riñón llamado Tumor de Wilms.

Fue sometida a distintas quimioterapias y otros tratamientos que por algunos meses avivaron la esperanza.

Sin embargo, la enfermedad regresó con más esfuerza seis meses después, según detalla The Huffington Post.

“En julio o agosto de 2015 la sacamos de los ensayos porque no estaba funcionando y nos fuimos a casa para crear recuerdos del tiempo que nos quedaba”.

“No había ningún otro tratamiento que la ayudara ”, explicó Julie.

Como lo preveía su madre, la pequeña finalmente falleció en diciembre de 2015.

Ahora la madre de la pequeña ha decidido alzar su voz para que se tome conciencia acerca de la enfermedad.

“Mi hija se quedó sin opciones y nosotros como familia tuvimos que observar cómo el cáncer invadía su cuerpo sin nada que hacer y eso es trágico”, contó.

También puedes consultar: Vence el cáncer y se hace millonaria en un mismo día

Fuente: Canal 44

Comenta y se parte de nuestra comunidad