Cuando asumimos el reto de comenzar a hacer alguna actividad física, debemos estar preparados para enfrentarnos al dolor del primer entrenamiento, pues su intensidad puede hacernos desistir. Para evitar y superar ese dolor, el entrenador y fisiólogo del ejercicio, Federico Pisani, recomienda:

1.       Primero hay que saber diferenciar qué tipo de dolor nos ha producido el entrenamiento, porque hay dolores buenos y dolores malos. Un dolor puntual, producido por una lesión, o cuando hay inflamación de alguna estructura en particular, o una ruptura de algún músculo, tendón o ligamento, eso es un dolor malo y ahí tenemos que seguir rigurosamente el tratamiento indicado por el especialista.

2.       Si se trata de un dolor muscular de aparición tardía, que es el que aparece al día siguiente o dos días después de haber hecho ejercicio, y que se produce por la inflamación del músculo propia de un proceso de adaptación al ejercicio, ese es un dolor bueno e incluso necesario porque implica que el estímulo que estamos ejerciendo sobre el músculo fue lo suficiente como para inducir una inflamación que lo está remodelando,  y en ese proceso de remodelación hacemos músculos más resistentes y más fuertes y que van a ser menos propensos a las lesiones.

Lea además: Consejos si vas a comenzar a entrenar (+Audio)

3.     Aunque pareciera que ese dolor del primer entrenamiento es inevitable, la verdad es que puede prevenirse. La mejor manera de evitarlo es dosificar bien las cargas de entrenamiento. Es decir, si vamos a empezar de cero, no podemos “sacarnos la chicha” al máximo porque vamos a sentir un dolor  tal al día siguiente o dos días después que no vamos a poder seguir entrenando. Así que, la clave es la dosificación, porque si dosificas bien la carga, vas a sentir un dolor de leve a moderado y vas a poder seguir entrenando.

4.       Con dolor muscular no es recomendable hacer un ejercicio de mucha intensidad, porque eso va a hacer que se inhiba la contracción muscular y se tenga menos fuerza. Lo recomendable en estos casos es hacer un ejercicio de recuperación, como salir a caminar o un trote muy muy suave.  

Fuente: Federico Pisani. Biólogo con Maestría en ciencias biológicas. Entrenador y fisiólogo del ejercicio.  @fuconei

Comenta y se parte de nuestra comunidad