vacuna VPH
Foto cortesía Mayo Clinic
La vacuna contra el VPH es segura y eficaz para prevenir ciertos tipos de cáncer. El mejor momento para vacunar a los niños de ambos sexos es antes de que se expongan al virus.
La vacuna está disponible para los niños y se la administra habitualmente a los 9 años. Se la puede administrar sin peligro entre los 9 y los 26 años, pero no hay ninguna razón médica para que los pacientes deban esperar hasta la década de los 20 años para vacunarse. Los efectos secundarios son raros y generalmente leves, tales como de dolor en el sitio de la inyección.

El VPH es la infección de transmisión sexual más común. A pesar de que la mayoría de los casos del Virus del Papiloma Humano sean asintomáticos, es un peligroso virus de transmisión sexual que puede ser mortal.

Dos cepas del virus causan el 70% de todos los casos de cáncer del cuello del útero. El cáncer del cuello del útero puede ser difícil de tratar y generalmente es mortal. Las infecciones por VPH pueden conducir a otros cánceres anales o genitales en las mujeres, así como a cáncer del pene y del ano en los hombres. Además, causa las verrugas genitales en hombres y en mujeres.

mitos-de-la-vacunación-a-tu-salud

Lea además: Infección por VPH aumenta riesgo de cáncer anal

La vacuna contra el VPH ha comprobado ser un medio eficaz de prevenir las infecciones por este virus. La vacuna consiste en una serie de tres inyecciones administradas durante un período de seis meses. A fin de que surta efecto, la persona necesita recibir las tres dosis de la vacuna antes de exponerse a una infección.

El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP, por sus siglas en inglés) de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades recomienda la vacuna para las niñas de 11 a 12 años de edad. La serie de vacunas puede empezar a los 9 años. La vacuna también se recomienda para las mujeres de 13 a 26 años que no se hayan vacunado. La recomendación incluye a la vacuna contra el VPH2 (comercializada bajo la marca de Cervarix) y a la vacuna contra el VPH4 (nombre comercial de Gardasil).

El ACIP recomienda la vacuna contra el VPH4 para los varones de 11 a 12 años. Igual que en las niñas, la serie de vacunas puede empezar a los 9 años. La recomendación también incluye a los varones de 13 a 21 años que no se hayan vacunado. La recomendación para los varones incluye solamente a la vacuna contra el VPH4 (Gardasil), porque cubre los dos tipos del virus que causan las verrugas genitales. La vacuna contra el VPH2 solamente cubre a los que causan cáncer.

Lea también: Verrugas genitales: Estos son los tratamientos

Efectos secundarios de la vacuna

Los efectos secundarios de la vacuna contra el VPH normalmente son leves. Los efectos secundarios comunes incluyen dolor, hinchazón o enrojecimiento en el lugar de la vacuna. Menos comunes son los dolores de cabeza y una fiebre de bajo grado después de la inyección. La vacuna contra el VPH2 también puede provocar náuseas, vómito, diarrea o dolor abdominal. Si bien no es común, esta vacuna puede derivar en desmayos en algunas personas; por ello, cuando se la administra a los niños, estos deben permanecer sentados por alrededor de 15 minutos después de la inyección a fin de reducir el riesgo de que se lastimen por un desmayo. Los niños, por su parte, deben informar al proveedor de atención médica si sienten que van a desmayarse.

A pesar de estos efectos secundarios leves, la vacuna ha comprobado su seguridad y ha sido evaluada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). Millones de dosis de la vacuna han sido administradas y controladas estrechamente: una abundancia de datos sustenta su seguridad y eficacia, además de que puede proteger contra un tipo mortal de cáncer. Administrar la vacuna a los niños es una medida fundamental para garantizar su salud a largo plazo.

Comenta y se parte de nuestra comunidad