El sistema Dry Brushing es un truco de belleza sencillo y económico que puedes efectuar tú misma para mejorar tu piel y disminuir la celulitis.

Se necesita al menos de 3 a 6 meses de cepillado regular para que se puedan evidenciar sus resultados, por lo cual muchas mujeres se desaniman.

El cepillado en seco o Dry Brushing es una práctica milenaria que forma parte de las famosas filosofías de limpieza del Ayurveda, la ciencia hindú de curación considerada por muchos como la más antigua. Se ejecuta mediante una suave fricción que activa el sistema linfático del organismo, el cual está formado por una cadena de ganglios por los que fluye la linfa, que es el líquido que recubre a las células y admite la eliminación de toxinas del cuerpo.

Al activar el movimiento de la linfa se facilita la eliminación de toxinas y, con ello, se ayuda a diluir y eliminar la acumulación de grasas que, entre otras desgracias, origina la aparición de la celulitis.

celulitis-a-tu-salud

Lea además: Ejercicios y tips para disminuir la celulitis

Más beneficios del Dry Brushing

Además de combatir la celulitis, estimulando la piel y rompiendo los depósitos tóxicos de los tejidos, esta técnica es ideal para:

  • Eliminar las células muertas de la piel.
  • Mejorar la circulación facilitando que el propio organismo se deshaga de los desechos por los poros de la piel.
  • Incrementar la firmeza de la piel al incrementar el riego sanguíneo.
  • Estimular el sistema linfático para que el cuerpo elimine toxinas por esta vía.
  • Permitir que la piel pueda respirar de forma óptima.
  • Acelerar las terminaciones nerviosas de la piel.
  • Tonificar la musculatura al activar las fibras musculares.
  • Aliviar las contracturas.

Lea además: Alimentos para limitar a la celulitis

Consejos para un buen cepillado

Para cepillar la piel es conveniente usar un cepillo de fibra vegetal. Mejor hacerlo por la mañana, recién levantada, sobre la piel seca. Inicia por las plantas de los pies y continúa hacia arriba por las piernas, con movimientos circulares en dirección al corazón. Para el abdomen, utiliza movimientos circulares en sentido contrario a las manecillas del reloj. Cepilla con suavidad lo senos y no te acerques a los pezones.

El líquido linfático fluye en dirección hacia el corazón, así que es trascendental cepillarse en esa dirección. Si lo haces en otra dirección despliegas presión de más en las venas y los vasos linfáticos, lo que resulta agresivo y puede romper los vasos sanguíneos y perjudicar a las venas varicosas. No cepilles muy fuerte ni durante mucho tiempo. No hace falta para que sea efectivo. Lo ideal es que el cepillado dure de dos a cinco minutos cada día. Consiguiendo efectos más rápidos lograrías hacer que tu piel se irritara. Ten paciencia, en pocas semanas irás viendo como tu piel se ha transformado.

Si deseas, de vez en cuando, echa un puñadito de sal de mar sobre el cepillo, así aumentas esta especie de exfoliación en seco. Cuando hayas terminado, toma una ducha para descartar toda la piel muerta. Tendrás que lavar el cepillo cada 15 días. Lo pones en un bol con agua templada y un poco de gel, luego lo enjuagas muy bien para que no queden residuos.

¡Advertencia! Hay impedimentos para hacerse el cepillado en seco. No deben llevarlo a cabo las personas que padezcan de eccemas, psoriasis, erupciones o alguna otra dolencia de la piel. También deben evitarlo quienes padecen problemas circulatorios de tipo inflamatorio, como la flebitis. En este caso hay que evitar las extremidades inferiores, aunque se podría ejecutar el cepillado en espalda, brazos y nalgas.

Fuente: Mujerhoy

Comenta y se parte de nuestra comunidad