El término estreñimiento, más que una enfermedad, hace referencia a la apreciación de cada individuo sobre su hábito intestinal.  Esto dado que por el amplio margen de hábitos intestinales normales, resulta muy difícil definir el estreñimiento con exactitud.

También puedes consultar: ¿Cuántas calorías hay que consumir para tener el peso ideal?

En la práctica se utiliza como criterio más objetivo la frecuencia con la que la persona defeca, considerándose estreñido al individuo que realiza menos de tres deposiciones a la semana. Sin embargo, este criterio no es suficiente, ya que muchos pacientes con estreñimiento refieren una frecuencia normal pero con otras molestias subjetivas, como:

  • Esfuerzo excesivo
  • Heces muy duras
  • y sensación de evacuación incompleta

También puedes consultar: Teatox: Nueva tendencia para adelgazarestreñimiento

¿Qué causa el estreñimiento?

La causa más frecuente de estreñimiento hoy en día depende de los factores dietéticos, especialmente de la falta de ingesta de alimentos con fibra. Otras veces, está relacionado con diferentes enfermedades, un síntoma común en pacientes con diabetes y enfermedades de la tiroides.

También pueden producir estreñimiento algunos medicamentos que se utilizan para tratar el dolor, la depresión y algunas enfermedades del corazón.

También puedes consultar: Dieta morada: Una nueva tendencia alimenticia

En el caso de que junto al malestar haya dolor, aparezca sangre en la deposición o el paciente haya perdido peso, la causa puede ser un tumor en el intestino.

Pero mejor dejemos que sea la especialista Thábata Muñoz, Lic. en Nutrición del Centro Diagnóstico Estética Láser –CDEL quien nos aclare todas las dudas acerca del tema en este audio.

Causas fisiológicas del estreñimiento

Entre las causas fisiológicas destacan:

  • Hipomotilidad intestinal. Los músculos del intestino no poseen la fuerza suficiente para realizar las contracciones necesarias para expulsar las heces.
  • Hipermotilidad intestinal. Aparecen espasmos o contracciones involuntarias en una parte del intestino que retienen las heces.
  • Problemas rectales. Los músculos del recto no producen el reflejo suficiente para una defecación normal.
  • Debilidad de los músculos de la pared abdominal. No hay presión suficiente para evacuar.
  • Obstrucción mecánica del colon o del recto. Cuando hay lesiones intrínsecas o extrínsecas del intestino grueso o del ano.

Fuente: Thabata Muñoz, Lic. en Nutrición del Centro Diagnóstico Estética Láser –CDEL / ATS / DMedicina