Muchos recuerdan la película “Como si fuera la primera vez”, donde Drew Barrymore sufre un accidente en el que pierde su memoria a corto plazo. Esto le sucedió a Marie Coe, una mujer de Pool, en el condado de Dorset, al sur de Inglaterra.

Esta mujer perdió todos sus recuerdos a causa de una razón que muchos siguen mirando con poco interés: el estrés.

Marie trabajaba 12 horas diarias, seis días a la semana, en su propia empresa de producción de eventos, lo que derivó en un serio cuadro de estrés post traumático, que lamentablemente desencadenó una fulminante amnesia.

“Estaba tratando de ser una súper mujer y pasaba cada segundo de mi día haciendo algo del trabajo o para ayudar a alguien”.

“Estaba permanentemente agotada y me empecé a deprimir, pero en vez de desacelerar me fui de cabeza a más y más trabajo“, confiesa la ahora ex empresaria.

También puedes consultar: Ser madre a los 62 años de edad

2013, el año en que todo cambió

Una mañana de enero del 2013 cuando su vida cambió para siempre.

La mujer fue a atender a un cliente al otro lado del país, como solía hacerlo, pero la preocupación llegó cuando nadie supo nada de ella hasta el otro día.

Su esposo había pasado 24 horas sin llamados ni mensajes de su parte. Marie nunca llegó al evento que tenía que organizar.Marie

Fue encontrada deambulando cerca de un establecimiento y pronto la llevaron al hospital.

Luego de varios exámenes y escáners, que descartaron alguna lesión física como un derrame cerebral o un golpe en la cabeza, los médicos la diagnosticaron con amnesia inducida por estrés.

“Los paramédicos me hicieron las preguntas básicas pero no podía recordar nada. Estaba aterrada y no tenía idea de lo que estaba pasando, ni siquiera de quién era yo”. Había perdido la memoria.

Tal como ocurre en las películas, todos los recuerdos de la mujer de 55 años se borraron. Es más, cuando su marido Mark llegó a recogerla a la clínica para ella, él era un completo desconocido.

La mujer no recordaba su propio nombre, ni su infancia, ni a sus hijas ni menos a sus 7 nietos.

También puedes consultar: Rumeysa Gelgi: La adolescente más alta del mundo

Conquistando de nuevo a Marie

Poco a poco su esposo Mark le fue mostrando detalles de su pasado: su matrimonio, fotos de sus hijos y nietos y la guió de vuelta a su pasión por la cocina.

“Cada pedazo de información nuevo era una revelación y una pista para rearmar mi vida. Teníamos cenas románticas juntos, hablábamos y nos reíamos hasta largas horas de la madrugada”, cuenta feliz Marie.

La mujer inglesa comenzó a recuperar la memoria gracias la cocina y a su marido, pero también por las terapias de hipnosis y regresión a las que se debió someter.

También puedes consultar: Modelo fue mutilada al confundir cáncer con gordura

Fuente: Página7

Comenta y se parte de nuestra comunidad