En Venezuela se estiman  en cinco mil los nuevos casos de cáncer de mama por año y nuestro mayor drama es que 40% de esas mujeres pierden la vida, según las cifras más recientes del  MinSalud que datan de 2012, cifras que actualmente se mantienen”, según comentó el Dr. Ricardo Ravelo, Cirujano Oncólogo y Mastólogo de Clínica El Ávila, a propósito de celebrarse en octubre el mes Internacional de la Prevención de este tipo de cáncer.

Desde 2011 el cáncer de mama pasó a ser la primera causa en frecuencia y mortalidad por cáncer en la mujer venezolana, a pesar que detectado precozmente aumentan las posibilidades de ser tratado y curado efectivamente. “Sólo de 7 a 10% de los cáncer de mama son hereditarios, el resto son esporádicos”, acotó Ravelo. De tal forma, que cualquier antecedente familiar debe ser tomado en cuenta ya que aumenta el riesgo de manera variable. Ahora bien, vale la pena aclarar también, que del 100% de los diagnósticos, un 20% se corresponden con pacientes que presentan antecedentes familiares, así que hay chequearse aunque en su familia no hayan casos de esta enfermedad. Además, el tamaño de los senos no tiene nada que ver con la posibilidad de desarrollar un cáncer de mama, es decir, el riesgo es el mismo se tenga mucho o poco busto

Factores de riesgo…

Hay que estar alertas si reunimos las siguientes características: ser mujer, tener más de 35 años, la herencia o lo que es lo mismo, tener algún familiar que haya padecido cáncer de mama, no haber tenido hijos, el consumo prolongado de hormonas femeninas, es decir, estrógeno y progesterona; ser fumadora, el sedentarismo y el alto consumo de grasas.

Cáncer de mama 1

Lea además: ¡Cuidado con los “gorditos”!

Prevención igual a diagnóstico temprano…

El método más eficaz de prevención continúa siendo la Mamografía “realizada en Centros de Calidad e interpretadas por médicos especialistas”, por ser el estudio que da más información. Pero adicionalmente deben “siempre” emplearse o realizarse como métodos complementarios el Eco Mamario y la Resonancia Magnética; sobre todo el eco, porque se ven las características del eco mamario de forma distinta lo cual permite tener un análisis verdaderamente concluyente.

Algo indispensable de considerar es, que a pesar de que hay ciertas evidencias que apoyan que es suficiente que las mujeres, que no tienen riesgo, se hagan la mamografía cada 2 o 3 años, la Sociedad Venezolana de Mastología realizó en el 2016 un consenso, y ratificó su recomendación para que la mujer se haga  mamografías anuales a partir de los 40 años. Incluso la frecuencia puede aumentar en función del riesgo,  y el hallazgo de nódulo mamario.

¿Cómo incide en el tratamiento la situación país?

El Dr. Ravelo destaca que el problema de la escasez de medicinas agrava la situación de las pacientes que sufren de cáncer, porque “últimamente ha habido fallas en medicamentos básicos para quimioterapia y hormonoterapia, lo que obliga a las personas  a adquirir las medicinas por vías no regulares y eso atenta contra la seguridad de ellas mismas. Algunas veces las traen en una maleta, sin la debida refrigeración o la conservación no es la recomendada y el problema más grave es que a través de las farmacias de alto costo de productos oncológicos, que funcionaron bien hasta el 2007 aproximadamente, se han adquirido medicamentos que no tienen los estudios de bioequivalencia como para asegurar su calidad y eficacia, con lo que aumenta el riesgo de la paciente”

Recordó que estamos hablando de una “enfermedad potencialmente mortal, y hay unos orígenes mejores que otros para la compra de medicamentos como el Tamoxifeno que a veces lo traen de Argentina, otras de India, Pakistán o de algún país asiático. Inclusive, muchas veces son medicinas compradas a menor precio porque están a punto de expirar, sin tener la seguridad de que serán vendidos  antes de que se venzan, lo cual genera riesgos para la paciente: Uno, que no le haga efecto y corra más riesgo de muerte y dos, que le produzca reacciones adversas como alergias”.

Otro problema para su tratamiento es el retardo en el diagnóstico,  “en nuestros hospitales más de 50% de los nuevos diagnósticos se hacen en etapas tardías de la enfermedad por lo cual la posibilidad de tratamiento y curación es muy inferior a lo deseado, lo que implica además un gran costo del tratamiento con posibilidades de éxito mucho menores”.

Por último, es vital que toda mujer que va a ser sometida a cirugía de sus senos, ya sea por reducción, aumento o cambio de prótesis; y las que presentan evidencias de tener alguna enfermedad mamaria, deben ser evaluadas por un Mastólogo.

Este es un extracto del artículo origina publicado en Caraota Digital 

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad