Hoy te indicamos algunas de las principales reglas de etiqueta que te ayudarán a impulsar un buen clima en la oficina.

También puedes consultar: Consejos para emprender

  • No comas en el escritorio. Sobre todo si se trata de alimentos que tengan mucho condimento.
  • No hables de temas personales por teléfono. Sabemos que a veces es muy difícil no hacerlo, pero a nadie le interesan tus conversaciones. Si necesitas hablar, trata de hacer el esfuerzo y sal al pasillo o a una sala de juntas libre.
  • Sin malas palabras. Si se te dificulta controlarte, te invitamos a respirar y pensar antes de hablar. Recuerda que este tipo de actitudes solo demuestra tu falta de respeto hacia los demás.
  • Música, solo con audífonos. Hacerlo es tener respeto hacia los compañeros. No a todo el mundo le gusta el mismo tipo de música, por lo que no debes forzarlos ni hacerlos sentir incómodos.
  • Todos disfrutan del aire acondicionado. Antes de apagar o encender el aire pregunta al resto de los compañeros. Sin embargo, toma en cuenta que trabajar con calor disminuye la concentración y afecta el buen funcionamiento de los equipos electrónicos.oficina-1
  • Ten siempre el celular en vibrador. Si tu smartphone suena constantemente entonces este consejo es para ti. El sonar del celular molesta muchísimo, más cuando estás concentrado en una actividad.
  • No rocíes perfumes o lociones. Estos olores no suelen ser agradables para todos. Lo mismo ocurre con tu propia loción; evita ponerte demasiada, no eres un zorrillo.
  • No dejes papeles en todos lados. Trabajar en un lugar sucio y lleno de papeles puede afectar el desempeño de las personas y darte muy mala imagen.
  • No reírse a todo volumen. Esto, además de ser molesto, es una prueba de que no estás trabajando. Si vas a distraerte durante un momento, sé discreto o hazlo en tu hora de descanso.
  • Conoce el nombre de todos tus colegas. Aunque tengas pésima memoria, intenta recordar el nombre y cargo de todas las personas presentes en la oficina. Es algo de respeto.
  • Evita tener ataques de ira o de llanto. Todos somos humanos, pero como líder o empleado no puedes mostrarte tan emocional, esto genera desconfianza entre el equipo. Si sientes que no puedes controlarte, retírate y busca espacio.
  • No regañes o levantes la voz frente a los demás. Además de ser una situación humillante para la persona que recibe el regaño, es incómodo para quienes lo escuchan.
  • Sé puntual. Llegar tarde puede considerarse falta de respeto y afectar los procesos y trabajos de todos los demás.

También puedes consultar: Cómo proveer valor agregado a tu trabajo

Fuente: Jobomas 

Comenta y se parte de nuestra comunidad