De repente comienzas a sentirte mal. Dolores de cabeza, estómago y demás afecciones aparecen. Con el tiempo estos malestares se intensifican, afectando hasta tus labores diarias, vas al médico para chequear tu cuerpo y te consigues con la sorpresa de que estas molestias no tiene ninguna causa física, entonces te preguntarás ¿qué pasa? La respuesta es clara, puede que estas patologías sean producidas por nervios o por un descontrol en tus emociones.

No te preocupes, no eres la única que vive este tipo de malestares. La mayoría de las personas en algún momento de su vida tienen molestias o síntomas ligados a cuestiones psicológicas.

Aprender a escuchar a tu cuerpo y entender qué te quiere decir, te ayudará a sentirte mejor.

Dolores causados por las emociones

Cabeza. Es una de las molestias más habituales y una de las principales causas de consultas médicas. La cefalea tensional la padece el 70% de la población y en general está ligada al estrés. Es probable que si tienes migrañas sea por un exceso de carga en tu vida diaria. Solución: Haz ejercicio, practica una rutina que te agrade y descansa un poco más. Tener relaciones sexuales también ayuda mucho, acompaña tus rutinas con la ingesta de dos litros de agua al día. La hidratación es fundamental para el cuerpo.

Lea además: Terapia de sonidos combate la migraña y la hipertensión

Cuello. Según los especialistas en Reiki, el cuello es el lugar donde se acumula la culpa. Si te duele el cuello es probable que sin querer te estés juzgando demasiado. Toma un tiempo de tu día para pensar, entender y aceptar todo lo bueno que tienes. Aprender a perdonar los errores propios y ser más compasivo contigo misma, ayudará a aliviarte.

Hombros. Cargar un bolso o una cartera pesada, puede causarte dolor. Cargar exigencias problemas y angustias, también. “Solemos hablar sobre ‘llevar el peso sobre nuestros hombros’, y es exactamente así. Nuestras tensiones cotidianas se traducen en dolores en esta área”, explica el kinesiólogo Ros Kitson. Para evitar que esto suceda intenta liberarte un poco y deja de hacerte cargo de todo lo que no sea indispensable.

Lea además: Lumbalgia representa 70% de patologías de la columna vertebral

Espalda. “El dolor en esta zona puede significar que la persona se siente poco querida o que necesita que le den una mano”, señala la escritora de autoyuda Ronda Degaust. Si tienes malestares de este tipo, anímate a pedir ayuda y a dejar que tu familia y amigos te den su apoyo.

Codos. Puede presentarse como rigidez en la zona y está ligado a la resistencia frente al cambio. “No querer dejarse llevar tiene consecuencias relacionadas con problemas en las articulaciones”, explica el doctor Alan Fogel. La clave para vencerlo: deja que las cosan fluyan. En vez de querer controlar el devenir de las cosas, entrégate.

Lea además: Ejercicios para las cervicales

Caderas. Las molestias en la cadera están relacionadas con el miedo al futuro. “El temor al cambio, al futuro y al movimiento puede manifestarse en la rigidez o dolor de las caderas”, dice la escritora de autoyuda Barbara Clark. La solución tiene que ver con dejar de lado el pensamiento y darle rienda suelta a la intuición.

Pies. Si últimamente estás muy negativa y no te sientes satisfecha, puede que esa sea la causa de la molestia. Descansa los pies, dales un buen baño de sales y haz lo posible por concentrarte en los aspectos positivos de tu vida.

También puedes consultar:

Logra la vida que quieres a través de la Sanación Energética

Conoce qué dice de ti la forma en la que duermes

¿Sabías que la música que sueles escuchar forma parte de tu ser?

Fuente: Rumbos

Comenta y se parte de nuestra comunidad