La hemofilia es una enfermedad que impide que la sangre se coagule adecuadamente, lo que produce que las personas que la padecen, sangren más de lo normal.

Es un trastorno genético, lo que quiere decir que es provocado por un defecto en los genes, que se trasmitió de padres a hijos o bien ocurrió cuando el bebé estaba en su fase de desarrollo.

No es frecuente, pero afecta en su mayoría a los chicos. En casos muy raros, las chicas también pueden desarrollar la enfermedad.

También puedes consultar: Bipolaridad en Venezuela puede ser una tragedia…hemofilia

Tipos de hemofilia

Existen dos grandes tipos, estos son:

  • Hemofilia A. Que representa el 80% de los casos. Una deficiencia del factor VIII (8).
  • Hemofilia B. Una deficiencia del factor IX (9).

Se puede clasificar en leve, moderada o grave, está medición se hace en función de la cantidad del factor de coagulación insuficiente presente en la sangre.

Esto quiere decir que si una persona produce solo el 1% o menos del factor afectado, se dice que tiene una hemofilia grave.

También puedes consultar: Cómo tratar las molestas hemorroides

En cambio sí produce entre el 2% y el 5%, se dice que tiene una moderada y, si produce entre el 6% y el 50%, una leve.

Por lo general, una persona con hemofilia leve sangrará excesivamente algunas veces, mientras que la hemofilia grave expone a los afectados a tener problemas de coagulación mucho más a menudo.

Para saber un poco más acerca de la enfermedad entrevistamos a la hematóloga, la Dra. Arlette Ruíz de Sáez, Jefe del Centro Nacional de Hemofilia y del Departamento de Investigación y Docencia en el Banco Municipal de Sangre.

También puedes consultar: Importancia de la detección temprana del cáncer

Para enterarte de qué nos contó no dejes de escuchar el siguiente audio.

Fuente: Dra. Arlette Ruíz de Sáez, Hematóloga / Twitter e Instagram: svhematologia / Kids Health

Comenta y se parte de nuestra comunidad