La tolerancia no es más que aceptar y fomentar el bienestar, el respeto, el diálogo y la cooperación entre las diferentes culturas, civilizaciones y pueblos.

Es también la idea de aceptar al otro tal cual como se presenta y sin tener que cuestionar o criticar aquellos aspectos diferentes de sus semejantes.

El médico psiquiatra Ciro D’Avino explica: “Uno como psiquiatra trabaja la tolerancia con la mayoría de los pacientes que acuden a la consulta, muchos de estos preguntan: “¿Doctor, cómo hago para crear tolerancia?”, ante esta interrogante el experto aplica medidas prácticamente psicoterapéuticas que permiten cultivar la tolerancia.Tolerancia

También puedes consultar: ¿Sabes qué es el vacío emocional?

¿Por qué es importante la tolerancia?

Puede que muchas personas aún no sepan que el 16 de noviembre las Naciones Unidas decretaron ese día como el Día Internacional de la Tolerancia. La Naciones Unidas toman a la tolerancia como un factor fundamental para que no existan guerras y diferencias que no se pueden resolver sino con la intolerancia.

¿Cómo saber si la tolerancia está presente en la vida de las personas?

Particularmente siempre les pregunto a las personas cinco puntos fundamentales y que a su vez son las medidas que se deben hacer para fomentar o para cultivar la tolerancia. Estas son:

  1. ¿Se juzga a usted mismo repetitivamente? El juzgarse a sí mismo en el trabajo, con la familia y durante el día se debe a un gran número de juicios y críticas que tenemos interiormente, “yo siempre he dicho que la intolerancia nace por la intolerancia a ti mismo”. El juzgarse a sí mismo produce ansiedad y rabia y por ese mismo hecho la persona tiende a juzgar automáticamente a los demás. “Siempre he dicho que esos son juicios y críticas que tenemos nosotros mismos, que están en nuestro interior, que no aceptamos a los otros porque no nos aceptamos a nosotros mismos”.Tolerancia 1
  2. Ábrase a la diferencia, a la diversidad de ideas, de sistemas de creencia, cultura, sexología. Normalmente, la intolerancia proviene de una resistencia de aceptar cosas que están fuera de nuestra estructura. “La escuela y la familia nos implantó una estructura de creencias, cuando nosotros nos hacemos intolerantes es porque existe una resistencia a aceptar lo diferente, la diversidad, a que tenemos que tener esa sensación de las cosas diferentes que no necesariamente son negativas o malas. Uno siempre debe estar dispuesto a abarcar nuevas perspectivas y a tener una mente abierta”.
  3. Evite el rechazo automático. El no automático sin pensar, sin meditar, sin revisar, ayuda a que la persona se haga más intolerante. Nosotros los profesionales en el área somos los encargados de ayudar a las personas con nuestros instrumentos psicológicos, para que así puedan tener esa apertura.
  4. Deje de pelear. El prejuicio significa ir a una guerra y las naciones del mundo han ido a guerras por los prejuicios. «Yo siempre he dicho algo, nosotros formamos parte de la sociedad y si nosotros estamos enfermos la sociedad está enferma», esto quiere decir que si una nación pelea es porque los miembros de esa nación están predispuestos a esa pelea. Uno debe tener paz interior para no caer en esos conflictos. El conflicto que se percibe en el mundo es manifestación de nuestra propia violencia interna.
  5. Obsérvese a usted mismo. Normalmente, siempre actuamos y siempre estamos dispuestos a hacer cambios por que los demás digan y no es porque uno se haga una autocrítica y diga: “yo hice algo malo voy a cambiarlo”, pero es porque tú mismo lo decidiste hacer, porque tú observaste que es una conducta inapropiada, no porque te lo dicen los demás.

También puedes consultar: Ponle límite a tu autoexigencia

Fuente: Ciro D’Avino, Médico psiquiatra.

Comenta y se parte de nuestra comunidad