Un reportaje de la BBC de Londres nos cuenta quiénes son y qué hacen los doctores que ayudan a las mujeres a tener orgasmos. A continuación puedes leer parte del mismo:

Los investigadores están empezando a estudiar el tema, y en muchos casos, las recomendaciones contradicen los consejos de la mayoría de las publicaciones.

Según ellos, parte del problema es que el cuerpo femenino se ha analizado mucho menos que el masculino.

Cuando la ginecóloga Deborah Coady, en Nueva York, empezó a analizar el tema, descubrió que los nervios en la región genital masculina estaban totalmente mapeados. Pero en el mismo aspecto, no había información con respecto a las mujeres.

Así que organizó un equipo de cirujanos y empezó a investigar el tema, obteniendo resultados interesantes.

“Aprendimos que, probablemente, no hay dos personas similares en lo que respecta a las ramificaciones del nervio pudendo. Y la forma en la que éste se presenta, marca la sexualidad, lo que quiere decir que áreas sensibles para algunas mujeres, no lo son para otras”, explica Coady.

El nervio pudendo es el más importante en la generación del orgasmo. Es el que conecta los genitales con los mensajes que le llegan al cerebro de toque, presión y actividad sexual.

orgasmos

Lea también: La dispareunia se puede controlar

Más descubrimientos

Coady también descubrió que cada mujer tiene diferentes cantidades de terminaciones nerviosas en cada una de las cinco zonas erógenas que hay en el área genital: clítoris, cérvix, ano, perineo y entrada de la vagina.

“Esto explica por qué para algunas mujeres el área de mayor sensibilidad es el clítoris y para otras es la apertura de la vagina”.

Y esta es una de las razones por las que los consejos genéricos acerca del sexo no son muy útiles.

“Para 50% de las mujeres, puede funcionar, pero no para el resto porque su anatomía y terminaciones nerviosas son diferentes”, señala Coday.

 

orgasmos

Lea también: Consejos para practicar sexo anal sin riesgos

Desterrando mitos

Un gran mito ha sido expuesto por la doctora Cindy Meston en el centro del orgasmo de la Universidad de Texas, en Austin, EE.UU.

Mediante un estudio se pudo comprobar que aunque “durante años nos han dicho que nos relajemos antes de iniciar el contacto sexual, que escuchemos música, que hagamos respiraciones profundas. Mi investigación muestra lo contrario, que es más efectivo para las mujeres estar en un estado de actividad“, señala Meston.

Y añade: “Pueden correr, ver una película de terror, subirse a una montaña rusa o ver una buena comedia. Si se ríen, se activará el sistema nervioso simpático”.

El sistema nervioso simpático es el responsable de la contracción muscular involuntaria y el aumento del ritmo cardíaco y el flujo sanguíneo. Y cuando esto pasa, las mujeres responden con más rapidez e intensidad a la actividad sexual.

orgasmos

Lea también: Este aparato dental mejora el sexo oral

Otro gran mito asumido por años, según la doctora Meston, se ha asumido que las mujeres, en el aspecto sexual, funcionan de la misma forma que los hombres, pero esto es un error.

Andrew Goldstein, otro de los médicos consultados por la BBC, indica: “A los problemas sexuales femeninos -prosigue el médico- se les da menos importancia que a los masculinos. Hay una doble moral. Cuando el hombre tiene alguna disfunción sexual es obvio, pero si le ocurre a las mujeres, se estigmatiza. Se les dice que todo está en su cabeza”

Cindy Meston dice que es difícil encontrar financiamiento para hacer investigaciones acerca del placer sexual femenino porque el orgasmo en la mujer no se considera un problema social. Además, hay una visión puritana que desaprueba el tema en la comunidad médica.

Comenta y se parte de nuestra comunidad