Saber que serás madre de cuatrillizos concebidos de manera natural, sin tratamientos de fertilidad o alguna clase de intervención médica, definitivamente es algo que deja sorprendida a cualquier mujer.

Recibir la noticia un mes después de que parecía que se había ganado la batalla contra el cánceres algo que también provoca felicidad, asombro y desde luego, esperanza.

Y eso fue justamente lo que sucedió con Kayla Gaytan, una sobreviviente de Linfoma de Hodgkin. Sin embargo, al cumplir los seis meses de embarazo sus médicos comenzaron a notar que el cáncer había vuelto.

También puedes consultar: Presentadora de TV con cáncer rompe los estereotipos

Pero ¿Qué es el Linfoma de Hodgkin?

También conocido como enfermedad de Hodgkin, es un cáncer del tejido linfático que afecta los ganglios linfáticos, y puede terminar por expandirse al bazo, hígado y médula ósea.

La probabilidad de curar esta patología que sufre la madre es alta si se detecta en etapas tempranas. Incluso a diferencia de otros tipos de cáncer, es curable.

Síntomas de este tipo de cáncer
  • Fatiga.
  • Fiebre y escalofríos.
  • Prurito o picor inexplicable.
  • Inapetencia.
  • Sudores fríos abundantes.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos del cuello, axilas o ingle.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Tos, dolores en el pecho o problemas respiratorios.
  • Piel enrojecida y caliente.

También puedes consultar: Youtuber es acusada de promover la anorexiaMadre Linfoma 1

Madre con cáncer

Kayla es una madre de 29 años. Esta joven mujer ya era madre de dos niños cuando comenzó a tener los primeros síntomas del Linfoma de Hodgkins.

Un picor inexplicable fue lo primero que llamó su atención, sin embargo durante año y medio no lograban darle un diagnóstico correcto.

La noticia fue recibida un día de enero pues tuvo que ser llevada a emergencias por un episodio de tos intenso. Le hicieron una radiografía y encontraron un grupo de tumores que ocupaban un tercio de su cavidad torácica.

Inmediatamente comenzó el tratamiento con fuertes quimioterapias, necesitando ocasionalmente transfusiones sanguíneas durante cinco meses.

Kayla no podía creer cuando su médico le dijo que estaba esperando cuatrillizos a tan solo unas semanas de haber terminado su tratamiento de quimioterapia.

«Fue algo más que un shock total, pero es también una bendición», declaró Kayla. «Recuerdo estar en el consultorio del doctor y ver los cuatro sacos y estar asombrada. Ahí frente a mi se encontraban cuatro bebés sanos con sus cuatro latidos.»

También puedes consultar: Miss abandona concurso tras solicitud para bajar de peso

Durante su embarazo Kayla hizo todo lo posible para que sus bebés se desarrollarán sanamente, pero al llegar al sexto mes volvieron los síntomas y tras una biopsia en noviembre, se detectó que el cáncer había regresado.

La meta de Kayla antes de detectar nuevamente el cáncer era llegar a las 34 semanas para realizarse una cesárea. Sin embargo, los cuatrillizos nacieron en la semana 30 para que ella lograra comenzar con urgencia sus quimioterapias.

Los cuatro bebés, Michael, Victoria, Charles y Lillian, nacieron sanos y pesando entre 2 y 3 libras cada uno el 30 de diciembre.

Fuente: Bebés y Más

Comenta y se parte de nuestra comunidad