El strobing es una técnica de maquillaje que consiste en acentuar los puntos de luz del rostro y no las zonas más oscuras como proclama el contouring. Los maquilladores lo han usado desde siempre y se aplica con la ayuda de un corrector y un iluminador. Gracias a ello es posible estructurar todo el rostro al tiempo que se le proporciona brillo y esplendor.

En lugar de marcar las sombras, lo que se hace es acentuar los lugares que capturan más la luz como, por ejemplo, el arco de cupido sobre los labios, la frente en la zona alta de las sienes, la parte superior de los pómulos y la barbilla.

Lea también: Errores de maquillaje que te envejecen

Pasos
  1. Mientras con el contouring se marcan sombras y luces en el rostro casi siempre en texturas mates y densas, con el strobing se busca crear dimensión usando exclusivamente luces y reflejos.
  2. Lo primero que necesitas es un iluminador líquido, es más fácil de trabajar que uno en crema, y que proporciona un resultado de lo más brillante. Aunque si lo tienes en crema, no hay problema, también lo puedes usar.
  3. El strobing no es solo una técnica de maquillaje que aborda la luminosidad de la piel desde el exterior. Para que quede perfecto, se necesita que la piel esté cuidadosamente hidratada y trabajada desde un régimen diario de auto-cuidado. Para ello se recomienda usar productos como aguas termales, hidratantes, sérums, boosters, oleos nutritivos y geles que hidratan y dan luminosidad y naturalidad a la piel.
  4. Aplica una prebase alisadora de poros y después una base para igualar el tono de piel. Utiliza una ligera y traslúcida, ya que no es recomendable usar bases mate ni polvos compactos para matizar brillos.
  5. Otra opción es utilizar una hidratante con color o una base de maquillaje muy ligera, que puedes mezclar con un poco de crema para potenciar el efecto natural luminoso, o incluso una crema hidratante a modo de iluminador en las mejillas para que refleje la luz.
  6. Después aplica corrector en la zona de debajo de los ojos, los laterales de la nariz y en la barbilla, así empieza a preparar las zonas a iluminar.
  7. No debes usar contorno para marcar la profundidad. Utiliza solo luz.
  8. Utiliza un iluminador con algo de brillo. El brillo debes aplicarlo sobre todas las partes altas de la cara donde la luz se refleja y destaca naturalmente.
  9. El brillo resultante del highlight debe verse natural, no pesado ni excesivamente metálico. Debe parecer traslúcido, tener partículas reflectivas que capturen y reflejen la luz y preferiblemente que parezca un poco húmedo porque si es denso y opaco no puede considerarse strobing.
  10. No deberías usar iluminadores con partículas blancas o plateadas si tu piel es morena. Para cada tipo de piel se busca un tono que sea natural. Para pieles morenas, deberías usar tonos bronces, cobres y dorados.
  11. No uses beauty blenders o brochas densas para ejecutar la técnica. Si no deseas usar los dedos para crear el maquillaje (que es lo idóneo) usa una brocha lengua de gato haciendo movimientos hacia abajo para difuminar el producto.
  12. Finaliza el strobing con un colorete en crema, para que dé un aspecto luminoso y suave en un tono rosado o albaricoque.

También puedes consultar: ¡Consejos valiosos para conservar tu maquillaje!

Fuente: Mujer hoy

Comenta y se parte de nuestra comunidad