Frecuentemente los padres se desesperan por el recurrente llanto de su bebé, sin saber cómo calmarlo. Pero ¿a qué se debe?

“En los tres primeros meses de vida nosotros sabemos, según los estudios que hemos hecho, que hay cierta cantidad de llanto que se considera normal en el niño. Un bebé de dos semanas de vida puede llorar hasta dos horas por día. Un bebé de un mes y una semana, llora hasta 3 horas por día y un bebé de tres meses el llanto baja a una hora por día” dice  Tony Manrique Guzmán, médico cirujano egresado de la Universidad Central de Venezuela, especializado en pediatría en el Boston University Medical School.

llanto bebé
Cortesía

Lea también: ¿Por qué los niños se enferman en el colegio?

Posibles causas

Causas orgánicas: otitis, infecciones urinarias, cólicos, fiebre, córnea lastimada, pestaña en el ojo, fractura de la clavícula- debido a un parto traumático- entre otras.

Sobrealimentación del bebé: frecuentemente las madres relacionan el llanto con hambre ofreciéndole demasiada leche al pequeño, más de la que él puede procesar, lo que hace que se infle de aire y presente un  cólico.

“Otras veces no estamos seguros  a que se debe el llanto y se interpreta como que se carga de muchos estímulos y lo descarga a la misma hora” Señala el especialista.

bebé llorando
Cortesía
Recomendaciones

Procure cargar al pequeño muchas veces los dos primeros meses, esto hace que la cantidad de llanto baje.

Evite sobre estimular al recién nacido. Sólo hasta el punto en que a él le guste y a usted también. Porque si no se puede poner pálido, bosteza, estornudar o empezar a llorar.

Si el bebé presenta un llanto inconsolable y ya comió, se cambió y no presenta fiebre, debe preocuparse y llevarlo a una consulta médica.

Lea también: Cómo tratar la flema en niños

LLanto en niños más grandes

En el caso de los bebés más grandes, si el quejido es sordo, estridente y continuo, lo más probable es que tenga dolor. Si además, sus manos están apretadas con resistencia y las piernas encogidas, lo que tiene son flatulencias o gases, según el portal guiamamaybebes.

Si grita y llora a un ritmo incesante, lo que necesita es abrigo o calor, quizás el frío es lo que lo está afectando. Si el sollozo es entrecortado y sofocado, su requerimiento es que lo refresquen, porque tiene calor.

Cuando está alterado por estrés, además de las lágrimas suele rechazar cualquier cariño o mimo; en este caso, lo adecuado es dejarlo que se desahogue y con paciencia hablarle suave al oído.

Otra posible causa es el cansancio, sobre todo si se muestra irritable al finalizar la tarde. Aquí la solución est tratar de cambiar el horario de sueño, para que no se sienta tan exhausto al final de la tarde.

Fuente: Tony Manrique Guzmán, médico cirujano egresado de la Universidad Central de Venezuela, especializado en pediatría en el Boston University Medical School, y en desarrollo infantil en Harvard University Medical School (EUA).

Comenta y se parte de nuestra comunidad