Tener miedo es algo muy común en los niños. Los miedos en los niños son evolutivos, esto significa que van cambiando según la edad del niño y esto da lugar a que no se tenga miedo a las mismas cosas a medida que crecen.

También puedes consultar: ¿A qué se deben las infecciones urinarias en los recién nacidos?

La clave está en aprender a superar esos miedos en su momento y a la edad a la que aparece, evitando que se queden estancados y que el niño acumule temores.

Para entender cómo afecta el miedo a nuestros hijos entrevistamos a psiquiatra y psicoanalista, Sabas Castillo. Él nos explica cómo la ansiedad, el estrés, los nervios o los miedos en niños pueden afectar su esfera relacional, escolar y social en general.

También puedes consultar: ¿Tu hijo todavía usa pañales? Sigue estas recomendaciones

Para enterarte no dejes de ver el siguiente video.

También puedes consultar: Más del 40% de niños llegan al preescolar con caries

Miedo en niños ¿Qué lo genera?

Hay edades en las que evolutivamente es normal sentir miedo. Los niños a los dos, cuatro o incluso hasta los seis años pasan por una etapa de miedos.

Por ejemplo, es muy común que los pequeños sientan miedo a la oscuridad. Los padres tienen que saber que es algo normal y que muchas veces lo podemos arreglar poniéndoles una luz auxiliar en su habitación. Lo que no podemos hacer es reforzar ese temor, debemos enseñarles con paciencia a entender el proceso de ir a dormir y el de la oscuridad.

También puedes consultar: Fisura labiopalatina: malformación bucomaxilofacial

Miedo según la edad

A los seis meses. Cuando el bebé alcanza esa edad es cuando comienza a sentir miedo.  Empieza a extrañar a su adulto de referencia. A partir de los seis meses comienza el miedo a los extraños. Por eso, es bueno que los niños salgan de la habitación de los padres por la noche en torno a los cinco meses, para que cuando se despierten, no extrañen tanto a sus figuras paternas.

En torno a los dos años. Para ese momento surge el miedo al abandono. Cuando al niño le dejas en la guardería con dos años, a veces se queda un poquito más intranquilo. Lo más probable es que el niño se angustie un poquito.

A los cuatro años. Puede surgir el miedo a la oscuridad. No hace falta que nos pongamos muy fuertes con el tema de ir a dormir. No pasa nada si le dejamos una pequeña luz indirecta, de hecho además venden muchas lucecitas de las que se pueden poner en un enchufe.

Fuente: Sabas Castillo, psiquiatra / Guía infantil

Comenta y se parte de nuestra comunidad