células madre
Foto referencial cortesía de Mayo Clinic

Esto puede considerarse como el gran paso de un médico en pos de la humanidad. El último cohete de la NASA lanzado desde el Centro Espacial Kennedy en Cabo Cañaveral (Florida). incluyó en su carga a varias muestras de células madre donadas por adultos, y pertenecientes a un laboratorio investigativo de la sede de Mayo Clinic en Florida.

El lanzamiento realizado por SpaceX, compañía estadounidense de fabricación aeroespacial y servicios de transporte espacial, es parte de la misión de reabastecimiento comercial de la NASA a la Estación Espacial Internacional.

Las células biológicas provienen del laboratorio del Dr. Abba Zubair (doctor en medicina e investigación), quien confiesa haber esperado con ansia este lanzamiento después de varios retrasos en los últimos dos años.

Lea también:  ¿Cómo la reserva grasa del hígado provee energía durante el ayuno?

Aprovechar la microgravedad

El Dr. Zubair, especializado en tratamientos celulares para las enfermedades y medicina regenerativa, espera descubrir cómo se sustentan las células madre en el espacio. El científico se muestra ansioso por saber si la microgravedad permite producir en serie y más rápido estas células especiales, que derivan de la médula ósea del cuerpo, para usarlas en el tratamiento de los accidentes cerebrovasculares.

La microgravedad es el estado en el que las personas y los objetos entran en ingravidez, o sea que la gravedad parece ser muy baja, y su efecto puede apreciarse cuando los astronautas y los objetos flotan en el espacio.

“En Mayo Clinic, la investigación impulsa todo lo que se hace por los pacientes. Esta carga espacial transporta material muy importante para la investigación, puesto que puede contener las claves para el desarrollo de futuros tratamientos para el accidente cerebrovascular, que es un problema de salud debilitante para las víctimas. Este tipo de investigación acelera la transformación de los descubrimientos científicos a terapias de vanguardia y avances primordiales en la atención del paciente”, comenta el Dr. Gianrico Farrugia, vicepresidente de Mayo Clinic y director ejecutivo de Mayo Clinic en Florida.

Lea también: ¿Pueden evitar hospitalizaciones pacientes con dolor en el pecho?

Beneficios de las células madre

“Las células madre son conocidas por reducir la inflamación y se ha demostrado que una infusión de células madre en el lugar del accidente cerebrovascular no solo mejora la inflamación sino que secreta factores para la regeneración de neuronas y vasos sanguíneos”, explica el científico.

El gran problema es que puede requerirse hasta 200 millones de células para tratar a un ser humano y el desarrollo de tan vasta cantidad de células madre en el planeta Tierra puede llevar semanas.

“El asunto se complica aún más porque algunos pacientes no pueden donar células y a veces no hay suficientes donantes con buena compatibilidad, como ocasionalmente sucede con las minorías”, acota el Dr. Zubair.

Vuelta a la tierra
Los estudios realizados en la Tierra con simuladores demostraron que las células madre de adultos, o sea las células indiferenciadas del cuerpo que reemplazan a las dañadas o moribundas, se reproducen de forma rápida y confiable en la microgravedad. Aunque no se sabe por qué la microgravedad funciona mejor que una placa de Petri, algunos investigadores suponen que las condiciones pueden ser similares a las del ambiente fluctuante del desarrollo celular en el cuerpo.

El científico recolectará información en tiempo real acerca de las células, según los astronautas lleven a cabo los experimentos para medir los cambios moleculares.

“Estaremos atentos para ver si hay genes que se activan en la microgravedad y analizar las etapas del ciclo celular”, añade.

“Posiblemente descubramos las proteínas o los compuestos que se producen y podamos sintetizarlos en la Tierra para promover el crecimiento de las células madre sin tener que llegar a la microgravedad”, explica.

Lo más importante es que los experimentos continuarán después de que regresen a la Tierra las células madre ampliadas.

“Las estudiaremos para verificar que sean normales, funcionales y seguras para los pacientes con accidente cerebrovascular. Mi trabajo en la medicina regenerativa siempre ha sido intencionalmente traslacional; es decir, no solo ha sido para estudiar qué hacen las células hacen o qué se puede hacer con ellas, sino para cambiar la vida de los pacientes: eso es lo que hace único a este proyecto”, expresa el Dr. Zubair.

Si desea más información, visite mayoclinic

Comenta y se parte de nuestra comunidad