Cuando decidimos iniciarnos en la práctica de ejercicios, no necesariamente debemos hacerlo con rutinas muy largas o complicadas, pues, quizás, el exceso nos lleve al abandono por sentirnos muy presionados o cansados.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda comenzar con 30 minutos diarios, al menos, tres veces a la semana.

Ahora bien, si verse mejor o estar más sanos no les parece suficiente motivación, sepan que el ejercicio regular no solo fortalece los músculos sino también la mente. Mientras más hacemos ejercicios, no sólo tonificamos los músculos, sino también entrenamos la fuerza de voluntad haciéndonos cada vez más resistentes ante el esfuerzo.

También puede consultar: Poderosos ejercicios para tener cintura de avispa

Movimientos de leñadores frontales  con  mancuernas

1 Colóquense de pie con las piernas más allá del ancho de las caderas, con los brazos extendidos hacía el piso, sujetando al frente una mancuerna cuyo peso sea manejable para ustedes.

2 Flexionen sus piernas de manera que ganen un impulso explosivo para llevar sus brazos por sobre su cabeza, para luego bajarlos frenando dicho impulso, justo al frente de su zona inguinal, imitando de esta forma el gesto del movimiento biomecánico de quien blande un hacha para asestar un golpe a un tronco o a un árbol caído.

Según Glen González, fisioterapeuta y asesor de A Tu Salud, “este ejercicio otorga resistencia, balance, flexibilidad y fuerza a la cintura escapular; es decir, a los hombros (deltoides, trapecios y romboides), al torso, en general, y a las caderas y parte de la musculatura de las piernas”.

Ejercicio combinado de zancadas y apertura frontal de brazos usando ligas

1 Colóquense de pie con las piernas más allá del ancho de las caderas, con los brazos extendidos al frente de su zona pectoral, sujetando en sus manos una liga cuya resistencia les exija aplicar fuerza al halarla. Pretensen la liga, manteniendo sus brazos extendidos.

2 Lleven hacia atrás una de sus piernas en posición de zancada y, al mismo tiempo, apliquen mayor tensión a sus hombros tensando más la liga. Regresen a la posición de pie y suelten la liga hasta dejarla pretensada. Alternen el movimiento con la otra pierna. “Este ejercicio otorga resistencia, balance, flexibilidad y fuerza a la cintura escapular; es decir, a los hombros (deltoides, trapecios y romboides), al torso, en general, y a las caderas y parte de la musculatura de las piernas”, acota González.

Ejercicio combinado de  sentadillas y apertura frontal de brazos usando ligas

1 Colóquense de pie con las piernas más allá del ancho de las caderas, con los brazos extendidos al frente de su zona pectoral, sujetando en sus manos una liga cuya resistencia les exija aplicar fuerza al halarla. Pretensen la liga, manteniendo sus brazos extendidos.

2 Hagan una sentadilla al mismo tiempo que halan a los lados la liga, tensándola. Regresen a la posición de pie, sin soltar del todo la tensión de la liga. González indica que “este ejercicio otorga resistencia, balance, flexibilidad y fuerza a la cintura escapular; es decir, a los hombros (deltoides, trapecios y romboides), al torso, en general, y a las caderas y parte de la musculatura de las piernas”.

Contacto Glen González:  fisiototaltraining@hotmail.com

 

 

Comenta y se parte de nuestra comunidad