El miedo al odontólogo es mas común de lo que parece. Basado en mi experiencia profesional y en las de mis colegas más cercanos, me atrevería a decir que la población general, casi en su totalidad le tiene miedo o fobia al odontólogo, quizás unos mas que otros, pero siempre está presente al momento de consulta.

Son muchas, perdón, demasiadas, las personas que llevan años sin pisar la consulta odontológica, pues solo pensarlo les genera ansiedad. Muchas veces formando parte de un circulo vicioso, que con tan solo evitar un tratamiento odontológico lleva a un deterioro de la salud bucal, ocasionando cálculo dental, sarro, placa, enfermedad periodontal, pérdida de dientes etc, todo esto crea un sentimiento de culpa y más ansiedad  y miedo al acudir al odontólogo evitando cualquier tipo de tratamiento.

¿Pero qué genera el miedo al Odontólogo y por qué?

La respuesta es el DOLOR,  basado en malas experiencias anteriores. La mala praxis, odontología mutilante y extraccionista.

Miedo a lo desconocido, la incertidumbre ante lo que le van a  hacer al paciente, por falta de comunicación del profesional.

Miedo a las pinzas, al sonido  del instrumental rotatorio.

Miedo adquirido por desinformación, y por mitos e información errónea callejera.

miedo al dentista

Foto referencial

Lea también: La caries dental en la vida moderna del venezolano

Tips para superarlo

En base a todo esto, te daremos ciertos tips o información útil que deberías de tomar en cuenta a la hora de elegir un odontólogo

Generalmente vamos a un odotólogo recomendado por algún familiar o amigos que han obtenido un buen resultado con un determinado tratamiento, pero quizás lo que ha funcionado con otros no nos funcione a nosotros, por empatía con el profesional, también porque quizás no es el especialista preciso para nuestro problema dental.

Muchos pacientes acuden a consulta solo en emergencias, cuando hay dolor, dificultad para comer, sangrado de estructuras dentales, etc.

Por lo general es recomendable en primera instancia acudir a tu odontólogo de cabecera, aquel odontólogo familiar que quizás ya tenga información sobre ti, tu historia clínica, etc. y este odontólogo puede realizar un diagnóstico del problema, y así remitirte al especialista pertinente.

Lea también: Más razones para sonreír durante tu embarazo

Pero, ¿que deberías buscar en un odontólogo?

Seguridad. Hacerte sentir tranquilo y a gusto es una tarea tanto del odontólogo como de todo el equipo auxiliar que trabaja con él. Busca un profesional al que no sólo le interese el dinero que le vas a dar, si no que se preocupe por ti y por brindarte soluciones, ayudándote a prevenir problemas. ¿Se toma su tiempo en hacerte un diagnóstico? ¿Explica bien lo que necesitas? ¿Le entiendes? ¿Te da alternativas?

Siempre exprésale al odontólogo, tu miedo a la consulta, tus experiencias previas, tus dolores y comportameniento. Y así este profesional se tomará su tiempo en adaptarte a la consulta, mostrarte los instrumentos, mostrarte casos de otros pacientes, conversar contigo a nivel general y poco  a poco  ir ganando tu confianza.

Tecnología. La Odontología es una ciencia, razón por la cual debe de ir de la mano de la tecnología. El profesional debe estar capacitado para manejar las distintos medios de diagnósticos, imagenologia 3d, tomografías, resonancias magnéticas; el profesional debe introducir en su práctica y ofrecer  los nuevos materiales y técnicas, menos invasivas y mas estéticas y las más compatibles biologicamente.

miedo al odontólogo

Foto referencial

Profesionalidad. Asegúrate que la persona que te está atendiendo está titulado y posee los conocimientos más que suficientes para garantizarte un buen trabajo en tu boca. Busca un odontólogo profesional, experto y reconocido. Esto lo podemos lograr por las recomendaciones

Si mucha gente habla bien de alguien, por algo será. Igual que si mucha gente habla mal. Evita a los últimos y escoge a los primeros, a los más recomendados.

Lea también: Ortodoncia en la tercera edad. ¿Mito o realidad?

Sin embargo, también puede ocurrir que el odontólogo recomendado no te sirva, a pesar de ser buen profesional, debido a que su situación geográfica no te conviene o a que no realice el tratamiento que tú necesitas,  pues es aquí cuando debes tomar en cuenta la cercanía, Lo ideal es que la consulta del odontólogo esté cerca del lugar en el que vives o trabajas. Empieza buscando por una de estas zonas para que sea más cómodo acudir a la clínica.

Especialización. La carrera de Odontología es muy amplia y, generalmente, por muy brillante que sea un profesional no puede realizar cualquier tratamiento dental con el mismo acierto.

En tu búsqueda, darás con pequeñas clínicas, centros especializados y otras consultas más grandes que cuentan con diferentes especialistas, por lo general esa es la idea

Elige un odontólogo que esté especializado en el tratamiento que necesitas y no asumas que debe ser la misma persona la que lleve a cabo una endodoncia, extraiga las muelas del juicio, coloque implantes o planifique una ortodoncia.

Financiamiento. Todo lo anteriomente comentado, tecnología, especialización, materiales de alta calidad, infraestructura, etc., pudiera llegar a encarecer un poco la práctica odontológica, razón por la cual debes hablar con tu odontólogo sobre las formas de pago y financiamiento del tratamiento, ya que actualmente por la situación que vivimos es determinante al momento de decidir si el tratamiento se lleva a cabo o no.

Antes de iniciar un tratamiento, el odontólgo le debe informar claramente qué es lo que le van a realizar y cuál puede ser el resultado esperable (comunicación odontólogo-paciente). Considere diferentes opciones de tratamiento, porque es posible que haya diferentes maneras de resolver un problema.

Con todos estos consejos y recomendaciones, poco a poco podrás ir recuperando la confianza en el odontólogo, ir perdiendo el miedo , y así recuperar tu salud y estética dental!

Y recuerda que salud no es ausencia de enfermedad. Salud es un completo estado de equilibrio y bienestar, entre lo físico, psicológico y social tomando en cuenta la estética.

Carlos Rauseo

Comenta y se parte de nuestra comunidad