Todos sabemos que correr es un tipo de entrenamiento físico que sencillamente se ha puesto de moda, quizás porque no amerita de muchos recursos para activarse, solo hay que asomarse a cualquier parque o ruta que nos resulte segura y  tener un calzado deportivo adecuado y listo.

Además, se trata de una actividad que puede adaptarse a nuestros horarios y que, entre otros beneficios, nos ayuda a quemar grasas, mejorar nuestra capacidad cardiorrespiratoria más la condición física y mental en general.

¿Qué debemos considerar antes de lanzarnos a correr por las calles?

Comenzar a correr

Foto referencial

Lea también: Conoce dos leyes que hace de Japón el país con menos obesidad

A considerar…

Si van a comenzar a correr, tengan en cuenta su peso corporal. Si presentan sobrepeso importante, quizás sería bueno comenzar con otro tipo de actividad cardiovascular, como la natación, caminar muy rápido, bailar, rodar en bicicleta estática o la tradicional, y si les es posible combinen estos ejercicios cardiovasculares con alguna actividad de tonificación para perder algo de peso primero. ¿Por qué? Para evitar el impacto en los tobillos y rodillas que puede generar el sobrepeso mientras corren, ya que si su peso es elevado la carga del impacto es aún mayor y a lo mejor no es lo más recomendable.

Es importante, que si nunca antes han corrido, comiencen alternando trote con caminata, no pretendan llegar el primer día y correr media hora seguida porque seguramente no lo van a conseguir, y en caso de logralo, será a costa de sobrecargas o lesiones.

Una vez se sientan comprometidos o le hayan tomado el gusto al correr, busquen comprar un calzado adecuado y que les resulten cómodo. Para mí es muy importante consultar con un especialista sobre cuál es el adecuado según su tipo de pisada.

Si comienzan a correr y aparentemente va todo bien, pero de pronto empiezan a tener molestias y sobrecargas musculares por todas partes de manera continuada, podría deberse a varias causas: altas cargas de entrenamiento sin que el cuerpo esté adaptado, falta de descanso, problemas en la pisada, falta de tonificación general, defectos en la técnica de carrera. Sea cual sea la causa, lo ideal, antes de proseguir y sufrir una lesión mayor, es acudir a un profesional, preferiblemente un médico deportivo, para que les oriente sobre cómo enfocar el entrenamiento para seguir avanzando.

Lea también: Rutina para fortalecer piernas, glúteos y brazos

carreras caminatas maratones

Foto referencial

¿Ya enganchados con la corrida?

Si están enganchadísimos con el running y desean participar en una carrera, media maratón o maratón, pues comiencen de menos a más, no quieran correr un maratón sin haber pasado antes por carreras de 10Kms o medias maratones. Un maratón no es ninguna tontería, requiere de una condición física previa y un entrenamiento bien planificado. A mí me llevó meses corriendo el participar en mi primera carrera de 10Kms, un año y medio corriendo el hacer mi primera media maratón; más tres años y varias medias maratones el correr mi primera maratón, es decir, 42,195 Kms.

Son muchos los kilómetros recorridos para llegar a completar dichas pruebas sin lesiones, además de como ya les comenté, el combinar dichas corridas con entrenamientos de fuerza, tonificación, etc.

Si se inclinan por el running precisamente porque no les seduce eso de “levantar pesas en el gimnasio”, hay muchas alternativas, pueden acudir a clases colectivas que hay en los parques o gimnasios,  de funcionales, pilates, yoga, etc.

Otros implementos que resultan útiles para tonificar son las bandas elásticas que pueden adquirir en cualquier tienda de deportes. Si buscan en Internet encontrarán muchos ejercicios, pero siempre es bueno que alguien les de unas pautas básicas en cuanto a posturas, control en los movimientos in situ, en función de su condición y objetivos particulares.

Correr maratones

Foto referencial

Lea también: ¡Rompe el estrés cotidiano con esta chocolaterapia! (+video)

Acondicionamiento es prevención…

Calienten un poco siempre antes de comenzar y estiren siempre después de la actividad, al menos de modo general los grandes grupos musculares que han utilizado. Para descargar y mejorar la circulación, puedes darse un masaje circular con agua fría cuando se duchen.

Si planean entrenar para carreras largas y, por tanto, el entrenamiento es exigente en cuanto a intensidad y a distancia recorrida, les aconsejo que acudan regularmente al fisioterapeuta para descargar las piernas. Un masaje de “liberación” cada cierto tiempo puede prevenir lesiones.

Cuando uno está lesionado, generalmente hay que PARAR DE CORRER por un período de tiempo para recuperarnos por completo. Digo esto porque con frecuencia veo corredores que no quieren parar bajo ninguna circunstancia, y cuando hay una lesión o disfunción, como he comentado, si seguimos entrenando, lo más probable es que estemos contribuyendo a empeorar el cuadro. Eso no quiere decir que no puedan hacer nada, tienen los ejercicios recomendados por el fisioterapeuta, y es posible que puedan practicar otra actividad como bicicleta, ejercicios de fortalecimiento…. dependerá de cada caso, claro.

Para finalizar, por supuesto, nunca acudan a una carrera importante lesionados, ya que tomarse varios antiinflamatorios previamente para “tapar” las sensaciones dolorosas no es una buena idea, podrían hacerse más daño.

Puede leer el texto original en Caraota Digital 

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad