Todos los seres vivos poseemos un metabolismo, quizás unos más acelerados que otros, lo que hace que seamos diferentes en condición física. Pero realmente qué es el metabolismo: “son todos los procesos físicos y químicos del cuerpo que generan ejercicios… la digestión de los elementos y los nutrientes, la eliminación de los desechos a través de la orina y las heces, la respiración, la circulación sanguínea, la regulación de la temperatura, entre otros, son reacciones bioquímicas que se utilizan para usar energía a la que llamamos metabolismo”, indicó la nutricionista deportivo Sandra Suárez.

Sin embargo, se pueden catalogar dos tipos de metabolismo: el rápido, que por lo general se relaciona con personas de buen comer y delgadas, y el metabolismo lento, asociado con personas que aunque coman menos siempre aumentan de peso.

“Cada individuo, así no haga ejercicio, tiene un gasto de energía especifico, que viene dado por la cantidad de energía necesaria para mantenerse vivo, para que nuestras células trabajen y para que nuestros órganos también tengan un buen funcionamiento, al igual que los músculos tengan una buena contractilidad”, dijo la especialista y agregó que esta es la diferencia que hace que una persona tenga un metabolismo distinto a otra.

Lea también: Recomendaciones para las semanas previas a un maratón

Alimentación para acelerar el metabolismo

Para mantener un peso adecuado es recomendable comer varias veces al día, debido a que cada tres horas nuestro nivel de glicemia baja. “Por ejemplo, si una persona necesita 1500 calorías, y esas calorías se dividen en cinco comidas, todo lo que se le vaya dando al cuerpo, el cuerpo lo va ir utilizando para generar su propia energía y no tendrá chance para que reserve” de esta forma estaría acelerando su metabolismo, precisó Suárez.

Por otro lado, si solo consumimos estas 1500 calorías en la cena “el cuerpo no va tener la capacidad de utilizar toda esa energía de una misma vez y como el cuerpo tiene muchos mecanismos de defensa contra la desnutrición pero no en contra de la obesidad, cada vez que comamos una vez al día pues reservara toda la cantidad de energía necesaria”, aseguró la experta, por lo que ingerir alimentos en cantidades pequeñas y con mayor frecuencia, ayudará a acelerar el metabolismo en comparación con aquellas personas que comen abundantes raciones y con menor frecuencia.

El ejercicio es fundamental

Por su parte, Alberto Colmenares, entrenador con más de 15 años de experiencia, menciona que hay distintos tipos somáticos de cuerpo: Endomorfos, Ectomorfos y Mesomorfos.

Endomorfos: tendencia al sobrepeso y al ritmo metabólico lento, acumulando grasa con facilidad. Son personas con músculos grande y estructuras óseas gruesas, lo que hace que que aumenten de peso con mayor rapidez.

Para este tipo de cuerpo, Colmenares recomienda “una rutina de cardio de 45 minutos diarios, al tiempo de trabajar con pesos moderados con repeticiones entre 15 y 20 minutos, para que el cuerpo vaya expulsando la grasa y ganando masa muscular” junto a una alimentación balanceada prescrita por un nutricionista.

Lea también: ¿Cómo podemos cambiarnos el chip en tiempos de crisis?

Ectomorfos: “Son personas muy delgadas, con extremidades largas y estructura ósea también delgada, contraria a los endomorfos” explica el profesional. Son individuos de metabolismo extremadamente rápido, lo que hace que les cueste subir de peso o mantener un peso adecuado para una vida saludable.

El entrenamiento físico recomendable para estas personas es un cardio tipo calentamiento de máximo 10 minutos antes de iniciar su rutina de entrenamiento. Los alimentos ricos en carbohidratos y altos en proteína es la clave para que los ectomorfos vayan desacelerando paulatinamente su metabolismo.

Mesomorfos: Estas personas tienen una estructura ósea promedio, son de metabolismo “casi perfecto o regulado” que lo ayuda a mantenerse en su peso ideal, según su estatura.

“Con 20 minutos de cardio díarios es suficiente acompañada de una dieta balanceada, para no desestabilizar el promedio” afirma el entrenador.

Una vida más saludable

Ambos expertos coinciden en que la correcta alimentación y la práctica de ejercicio es la clave para mantener un buen ritmo metabólico; esto acompañado de la supervisión de un profesional, quien es el que guiará y sabrá conducir a las personas por el camino correcto para una vida más saludable.

Tanto Suárez como Colmenares afirmaron también, que no se deben sustituir alimentos por merengadas proteicas ni saltarse las comidas, debido a que de esta forma estaríamos dañando nuestro organismo y no contribuyendo a su perfecto funcionamiento.

Para mayor información podemos contactar a la nutricionista deportivo Sandra Suárez, visitando su blog: Nutrición e Hidratación y su Instagram @sandrasuareznut o escribiendo a su correo: ssnut1970@gmail.com.

De igual forma podemos contactar al entrenador Alberto Colmenares, siguiéndolo desde su red social instagram @albertocl83 o a través de su correo colmenaresalberto385@gmail.como para asesorías on line o personalizado.

Lea también: ¡Cuidado con los mitos alimenticios!

Comenta y se parte de nuestra comunidad