Todos en algún momento de nuestras vidas hemos recurrido a remedios caseros que son efectivos, que están avalados por la ciencia y sobre todo, que nos han recomendado nuestras abuelas. Sin embargo, se ha popularizado el uso de ciertos productos como el agua oxigenada y el bicarbonato de sodio como posibles “soluciones” ante el deterioro del esmalte de nuestros dientes o para calmar algún dolor, sin tomar en cuenta que en ciertos casos, su uso puede ser contraproducente para nuestra salud bucal.

Lea también: Uso correcto del enjuague bucal

Recetas caseras para el blanqueamiento dental

Para mejorar el color del esmalte de los dientes podemos encontrar una gran cantidad de remedios caseros como el vinagre de manzana, hacer lavados con carbón e incluso el famoso y popular bicarbonato de sodio o agua oxigenada. Pero, la ortodoncista de la Clínica Ferrus & Bratos, en Madrid, España, Patricia Bratos, asegura que estos remedios no solo son inefectivos, sino que su uso puede llegar a tener efectos nocivos para nuestra salud bucal.

“Debemos ser muy precavidos con los remedios caseros. El bicarbonato, por ejemplo, es un producto muy abrasivo que puede causar recesiones en las encías e incluso lesiones en las raíces de los dientes. Ocurre lo mismo con el agua oxigenada: es un agente cáustico que puede causar tanto hipersensibilidad como quemaduras y recesiones en las encías” alegó la doctora Bratos.

Es importante tomar en cuenta que a la hora de querer realizar un tratamiento de blanqueamiento dental, el único que podrá garantizar el éxito es un profesional en odontología, ya que este especialista llevará a cabo una revisión bucal en la que podrá detectar otros problemas en las encías o caries. Así como el procedimiento adecuado para mejorar el color de nuestra dentadura.

Este tipo de tratamiento se debe realizar siempre con supervisión. No obstante, el paciente puede tomar una serie de recomendaciones para evitar que sus dientes vuelvan a mancharse en corto tiempo como “erradicar hábitos poco saludables como fumar, y evitar alimentos como el café, el té o el vino, que tiñen el esmalte de nuestros dientes. De esta manera, el esmalte permanecerá del color deseado por más tiempo”, aseveró la profesional.

Soluciones rápidas para aplacar el dolor bucal

Los enjuagues con clavo y sal o con agua oxigenada, un diente de ajo en la zona inflamada de la encía o la aplicación de una pasta realizada a base de yema de huevo son algunos de los remedios caseros más repetidos por las personas que tienen algún tipo de dolencia dental.

A pesar que estos remedios no son lesivos, algunos poseen sustancias que pueden ocasionar complicaciones a nuestra salud bucal. La doctora Bratos comentó un ejemplo que cada día se hace más común “colocar un comprimido de ácido acetilsalicílico (aspirina) en la parte de la boca en la que tenemos la dolencia, lo que puede causar lesiones en la mucosa y quemaduras”, precisó la experta.

Lo recomendable para gozar de una buena salud bucal es acudir, al menos una vez al año a control con un especialista en odontología. Una visita a tiempo podría determinar y remediar posibles daños como: enfermedades periodontales en fases avanzadas que incluso podría conllevar a la pérdida de piezas dentales y otras afecciones que el paciente desconoce.

Lea también:  Dile adiós al estreñimiento con este remedio natural (+video)

Con información de: www.abc.es