La respiración es la principal función biológica de todos seres vivos por la que absorben oxígeno, se encuentre disuelto en el aire o en el agua, y expulsan dióxido de carbono para mantener sus funciones vitales. Por lo que realizar esta acción correctamente es de suma importancia y más si eres un atleta.

“La respiración es lo que le va a permitir al atleta tener una oxigenación adecuada en sus tejidos y así tener el rendimiento que necesita para hacer sus actividades deportivas”, asegura la doctora Sajidxa Mariño, presidenta de la Sociedad Venezolana de Otorrinolaringología y especialista en cirugía endoscópica y de senos paranasales.

Lea también: ¿Cómo rendir más al correr?

La nariz es la protagonista

En todo entrenamiento físico y/o deportivo lo primordial y más importante es cuidar la respiración, y hacerlo de la manera más adecuada que esutilizando la nariz”; salvo en la “natación o deportes de largos tiempos que por cansancio empiezan hacer una respiración oral, como por ejemplo el Maraton CAF, que es poco probable que alguien termine respirando por la nariz” afirma la experta.

Asimismo la médico otorrino explica que “durante el ejercicio los cornetes se comportan como esponjas y se llenan de sangre. La causa de obstrucción nasal más frecuente es por hipertrofia de cornetes, independientemente de si hay algún otro problema de base. En consecuencia, se dificulta la respiración nasal y eso obliga al deportista a hacerlo por la boca, de allí que el aire que entra a su organismo sea frío, sucio, sin la humedad ni la velocidad adecuada para su máxima utilización a nivel pulmonar y por ello el rendimiento físico no será al 100% de su capacidad”

Por lo que la respiración nasal es la más adecuada para un entrenamiento deportivo óptimo, y para lograr esto es importante seguir estas funciones:

  • Limpiar el aire con los vellos que se encuentran en la entrada de los orificios nasales.
  • Humedecer el  aire con el moco que produce. En condiciones normales la cantidad debe ser entre 1 litro y 1 ½ litro por día.
  • Calentar el aire al circular por la nariz y los senos paranasales.
  • Velocidad, darle la adecuada para que llegue a los pulmones. En este proceso y por la anatomía particular de la nariz, los cornetes actúan dándole al aire un movimiento turbinal para que llegue con la difusión y la velocidad adecuada a los bronquios a hacer el intercambio gaseoso de oxígeno-anhídrido carbónico.

Lea también: La hidratación en entrenamientos físicos

¿Cómo cuido mi respiración y mi nariz?

Es importante velar por una correcta y sana respiración, debido a que no solo se estaría agotando el rendimiento físico máximo que debería dar el deportista, sino que se podría producir mareos por falta de oxigenación, caídas, alteraciones del sistema metabólico y endocrino, y en consecuencia, incluso parar con la actividad deportiva.

Por lo general las prácticas deportivas se realizan al aire libre en horas de la mañana o en la noche que es cuando más lo alérgeno del ambiente tienden a afectar, por lo que resulta vital “utilizar un lavado nasal de los que podamos encontrar en las farmacias, preferiblemente en spray, con el que quitaremos las mircropartículas, el polvo o el polen. Este lavado debe hacerse tanto en la mañana como antes de dormir, para evitar la mayor secreción de moco. Además, es recomendable utilizar un pañuelito o mascarilla que tape la boca, frene el aire y así se respire caliente” explica la especialista.

También es básico tomar respiraciones profundas para aumentar la capacidad pulmonar antes de iniciar un entrenamiento y estar atentos, para ante alguna “obstrucción nasal. acudir a un especialista para poder cumplir y cubrir sus requerimientos físicos”.

Avances tecnológicos

La doctora Mariño desde hace 6 años trabaja con la técnica del láser diodo para disminuir el tamaño del cornete, con el que ha atendido a más de 500 pacientes, principalmente atletas. Este es un procedimiento bastante sencillo que se efectúa en 10 minutos, no hay dolor ni sangrado, no se colocan tapones posteriormente, no requiere hospitalización ni extensos reposos y puede ser realizado tanto en niños como en adultos.

“Luego de la intervención con láser diodo en el consultorio el paciente deportista puede reincorporarse inmediatamente a sus actividades ordinarias y al entrenamiento deportivo a las 48 o 72 horas, excepto los nadadores que sí ameritan una semana” concluye la Dra. Mariño.

Lea también: ¿En cuánto tiempo perdemos la condición física al no correr?

Para mayor información  puede consultar las redes sociales sociales de la Dra. Mariño, a través de Facebook: Otorrino Dra. Sajidxa Mariño, Twitter @respiralibre Instagram: @respiralibre y al teléfono: 0412.235.79.09

Comenta y se parte de nuestra comunidad