En el primer estudio que se realizó para evaluar complicaciones cardiovasculares relacionadas con el virus del Zika, investigación por cierto que se llevó a cabo en Venezuela, se determinó que puede generar disfunción de la actividad cardíaca, según los datos que se presentaron durante la Sexagésima Sexta Reunión Científica Anual del Colegio Americano de Cardiología.

En el mencionado estudio, realizado en el Instituto de Medicina Tropical de Caracas, Venezuela, en 9 pacientes adultos con zika y sin historial previo de enfermedad cardiovascular, 8 desarrollaron un problema del ritmo cardíaco y 66 por ciento presentó pruebas de insuficiencia cardíaca.

Hasta ahora se sabía que el zika puede causar microcefalia, grave defecto congénito de los bebés nacidos de madres infectadas por el virus, y síndrome de Guillain-Barré, afección neurológica que genera debilidad muscular y en casos complicados, parálisis.

virus-zika-a-tu-salud

Foto. Alejandro Córdoba

Lea además: ¿Por qué correr me apasiona?

La Dra. Karina González Carta, cardiólogo, miembro del grupo de investigadores de Mayo Clinic y autora principal de dicho estudio, comentó que “se sabe que otras enfermedades derivadas de la picadura del aedes aegypti, como el dengue y el chikunguña, pueden afectar el corazón; por ello, se creyó que lo mismo ocurriría con el zika, pero fue sorprendente su gravedad, incluso en la pequeña muestra sobre la cual se realizó nuestro análisis”.

Según la Dra. González Carta,  estos pacientes están recibiendo seguimiento desde julio de 2016, pero ninguno de los problemas cardíacos se ha resuelto, pese a la mejoría de los síntomas después del tratamiento de la insuficiencia cardíaca o de la fibrilación auricular.

La investigadora aconseja a los pacientes que hayan experimentado zika evaluar su estado cardiovascular, porque podrían no conectar las dos cosas. Lo mismo aplica para los médicos, porque podrían enfocarse en los síntomas del zika y no pensar en los problemas cardíacos”, concluye la Dra. González Carta.

Fuente: Mayo Clinic

Este es un extracto del artículo original publicado en Caraota Digital 

María Laura Garcia

Comenta y se parte de nuestra comunidad