Como cada 11 de abril y este año bajo el lema “Empeñados por el párkinson”, se celebra el día mundial de esta enfermedad. Un padecimiento descubierto hace dos siglos y que todavía hoy en día no cuenta con cura.

Según estima la Sociedad Española de Neurología (SEN), el párkinson afecta a unos 6.3 millones de personas, siendo ésta la segunda patología neurodegenerativa más común en el mundo. La falta de estudios y donaciones de tejidos cerebrales dificultan el avance en su tratamiento. Ante esto “empeñados por el párkinson” es una campana que se ha posicionado para que se realicen más investigaciones sobre este padecimiento.

Lea también: ¿Podría prevenirse el Parkinson gracias a los tiburones?

Bicentenario de la “parálisis agitante”

Tras el bicentenario de la publicación de “An essay on the shaking palsy” (Un ensayo sobre la parálisis sacudida), estudio que realizó el doctor James Párkison, en el que se mencionó por primera vez la “parálisis agitante” y que después tomara el nombre de su descubridor, doscientos años después de su hallazgo aún no existe una cura definitiva para esta patología degenerativa crónica que, sin duda alguna, desmejora la calidad de vida de quienes la padecen limitando su autonomía.

A lo largo de estos años se ha comprobado que el párkinson no afecta a todos por igual, por lo que cada paciente se ve obligado a recibir tratamiento personalidades según la realidad exacta o el estado en que se encuentra dicha enfermedad.

La Federación Española de Párkinson aboga por que se inviertan más en más en nuevos estudios sobre la enfermedad, ya que según sus registros el 98% de los científicos presentan inconvenientes a la hora de acceder a los recursos destinados para la investigación. Asimismo denuncian que entre el 40% y 70% de los ensayos clínicos para desarrollar nuevos métodos se retrasan por falta de pacientes.

Mal de párkinson, una enfermedad llena de desconocimientos

La población en general desconoce la realidad sobre esta enfermedad y el problema que conlleva en la sociedad, así lo aseguró la directora de la Federación Española de Párkinson, Alicia Campos quien explicó que “existe una idea equivocada sobre la enfermedad, siempre se tiende a creer que las personas con párkinson son personas mayores que tiemblan. Sin embargo, alrededor de un 5% de los afectados reciben el diagnóstico antes de los 40 años, y un 30% no llega a desarrollar temblor”.

No solo los temblores y la rigidez son sinónimos del párkinson, sino que además se presentan otras manifestaciones como: dolor, fatiga, somnolencia, depresión, psicosis, o conductas impulsivas. En ocasiones los pacientes tardan entre uno y tres años en ser diagnosticados, de acuerdo a los datos de la SEN.

Estimulación Cerebral Profunda

Uno de los principales problemas de este padecimiento es que después de cierto tiempo, el tratamiento farmacológico podría dejar de ser efectivo en los pacientes. Es por eso que una de las alternativas para se recomiendan en estos casos, es la cirugía, así lo afirmó el neurocirujano del Instituto de Neurociencias Avanzadas Madrid (INEAMAD), Rafael García de Sola.

La cirugía lleva por nombre “Estimulación Cerebral Profunda y realiza implantando un electrodo en uno de los núcleos profundos del cerebro que están relacionados con la aparición del alzhéimer. Este electrodo a su vez se conecta a un estimulador parecido a un marcapasos, que lo mantiene activo de forma continua, dependiendo de las necesidades del paciente.

Lea también: Aumenta enfermedad de Parkinson en últimos 30 años

De esta forma es posible disminuir los temblores en un 80% de los casos, lo que mejora considerablemente la calidad de vida del paciente. También, la intervención presenta un riesgo quirúrgico bajo, con casi nulidad en cuanto a mortalidad, y además permite disminuir los fármacos que se usan en el tratamiento.

Con información de: www.webconsultas.com y www.diamundialdelparkinson.org

Comenta y se parte de nuestra comunidad